Paulino: el último de Filipinas y el primero del Barcelona

Es, y quizás después de incluir en un debate a Nakata, Ji-Sung Park  y a algún otro, el mejor futbolista que ha dado el Lejano Oriente. Las crónicas de la época lo muestran como un delantero habilidoso, flacucho pero de fuerte pierna. Aquel joven de padre español y madre filipina nacido en la Ciudad Iloilo del mismo archipiélago vería la luz en 1896, dos años antes de la independencia de la nación asiática de España y posterior conquista de la misma por parte de Estados Unidos (muy a pesar de los esfuerzos del valiente ejército del rebelde Emilio Aguinaldo).  Aunque los registros no dan indicios claros de la fecha exacta, Alcántara se mudó a Barcelona a inicios del siglo XX junto a su familia, siendo Barcelona la ciudad dónde comenzó y terminó como jugador. ¿Pero qué tiene de sobresaliente este joven? Simple y sencillamente ha sido el máximo goleador del FC Barcelona en toda su historia: 357 goles en 357 partidos. Y muchos se preguntarán: ¿qué no era César el mayor goleador de la entidad catalana? Si, él es el mayor goleador de la historia azulgrana en partidos oficiales (235). Paulino, sin embargo, posee ese record contando encuentros oficiales y amistosos. Esto no debe demeritar su logro, sobre todo en una época en que se jugaban más amistosos que partidos oficiales. Además, Alcántara sigue teniendo el record de ser el jugador más joven en debutar oficialmente para el conjunto culé y para cualquier equipo español en la historia. También, fue él el primer y original ‘romperedes’ (apodo que se le dio después de romper la red con un tiro fortísimo en un partido amistoso contra la Selección francesa en Burdeos). Paulino fue, en pocas palabras, el primer ídolo del FC Barcelona y uno de los primeros del fútbol español y mundial.

Cuando Alcántara llegó a la Ciudad Condal era tan sólo un menor de edad. Llegó con su familia que huía de la invasión estadounidense a Filipinas. Se probó en la escuadra amateur (si es que había algo más amateur en el fútbol de entonces) del FC Galeno. Dicho equipo, formado por trabajadores de la salud, fue el primer paso en la carrera futbolística del filipino. Fue invitado a formar parte del conjunto después de que un médico al cual asistía (fue asistente de médico como parte de un trabajo de medio tiempo motivado por su interés en la medicina) descubrió su talento futbolístico y, sobre todo, precisión y potencia a la hora de patear el cuero. Así, Alcántara probó las primeras mieles de la fama futbolística.

En la Barcelona de inicios de siglo, las noticias corrían velozmente de boca en boca. A oídos de Joan Gamper, suizo fundador/dirigente/entrenador de medio tiempo del FC Barcelona, llegó la noticia del virtuoso joven de facciones algo orientales. El mismo Gamper asistió como espectador a un partido del FC Galeno. Impresionado con el talento del joven Paulino, lo invitó a formar parte del conjunto blaugrana al día siguiente de dicho partido. Alcántara no lo pensó dos veces y firmó inmediatamente. El siguiente fin de semana haría su debut a sus tiernos 15 años, 4 meses y 18 días. El partido del Campeonato de Cataluña contra el rival Català SC terminó 9-0 a favor del Barça, y con tres goles del flamante refuerzo. A partir de ese momento, se forjaría la leyenda azulgrana del Romperedes Filipino.

Alcántara jugó para el Barcelona de 1912 a 1916 y de 1918 a 1927. Con él, junto a otros grandes como Romà Forns, Francisco Bru y Jack Greenwell (que primero fue jugador, para posteriormente convertirse en entrenador del mismo Barcelona), y dirigidos por Gamper, el Barcelona ganó una Copa del Rey y dos Campionats de Catalunya (en ese entonces no existía la Liga Española). Sin embargo, en 1916, la familia decidió regresar a Manila. Alcántara pidió permiso al FC Barcelona de regresar a Filipinas, y el Barcelona aceptó bajo condición de que si regresaba a Barcelona, volviera a enfundarse en la casaca culé. Así de 1916 a 1918, Alcántara jugó para el Bohemian FC de Manila, dónde ganó dos veces el Campeonato Filipino. Además, formó parte del Seleccionado filipino que competiría en los Juegos de Lejano Oriente de Tokio en 1917. Con una sublime participación suya, Filipinas derrotó a Japón 15-2 (además de ser la victoria más abultada de Filipinas en su historia); para luego perder la final contra un combinado de China que de chino no tenía nada (la gran mayoría de los jugadores eran expatriados europeos viviendo en Shanghai, Cantón y Hong Kong), y dónde además los filipinos terminaron siendo descalificados por excesivo juego antideportivo y violento. Dicha medalla de plata ha sido el único logro internacional a nivel futbolístico de Filipinas hasta el día de hoy. Cabe señalar además que Alcántara también jugó para el representativo regional de Cataluña y para la Selección española (en ese tiempo hay que recordar, no había limitantes para participar con selección).

En 1918, Alcántara regresó a la capital catalana ya que el Barcelona le envió una carta pidiéndole que regresara a jugar (justamente en los dos años de ausencia de Paulino, el Barcelona no ganó ningún título). Ahí decidió reenrolarse en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona (dónde había empezado a estudiar medicina antes de regresar a Manila; carrera que siguió cursando en el país asiático), ya que deseaba ser médico terminando su carrera de futbolista (influido indudablemente por su participación con el FC Galeno y por su interés nato en dicha rama de estudio). Sin embargo, sus estudios no interfirieron con su carrera futbolística. Al contrario, de 1918 a 1927, Paulino formó parte del primer ‘Dream Team’ del Barcelona. Durante esa década, compartió vestuario con figuras como Emilio Sagi Liñan ‘Sagibarba’, Josep Samitier, Ricardo Zamora y Félix Sesúmaga; además de ser dirigido por su ex -compañero y primer DT formal del Barcelona Jack Greenwell, por el húngaro Jesza Poszony, por el inglés Ralph Kirby y por el austriaco Jack Dumby. Mucha gente pasó por los vestuarios del Camp del Carrer Indústria y por L’estadi de Les Corts; pero Alcántara seguía ahí. Paulino era el jugador a seguir y el buque insignia de la institución azulgrana. En su segundo periodo con el Barcelona, ganó 4 Copas del Rey y 8 Campionats de Catalunya. Alcántara era el más brillante jugador dentro de la primera época de dominación barcelonista. Con la Selección española, se perdió la oportunidad de participar en los Olímpicos de Amberes 1920, debido a que tenia que presentar exámenes de la carrera médica. Paulino debutaría con ‘La Roja’ en 1921 y vistió la casaca del combinado ibérico hasta 1923. Con ella, sólo marcó 6 goles.

El 5 de julio de 1927, Paulino se retiró del fútbol. El partido enfrentaba al Barcelona contra la Selección española. Con ello, uno de los mejores futbolistas de la época decía adiós a los campos y a las líneas de cal. Posterior a su carrera de futbolista, se dedicó a practicar de tiempo completo la medicina, como urólogo en una clínica privada de Barcelona. Aunque fungió como directivo del Barcelona de 1931 a 1934, y como seleccionador nacional; Alcántara simple y sencillamente quería dedicarse de tiempo completo a su nueva profesión.. Murió en 1964. Y todo el barcelonismo lo lloró. Había muerto su primer ídolo. Su tumba, según se cuenta, sigue en el cementerio de Les Corts; abandonada, olvidada. Triste memoria para un crack como lo fue Paulino.

En una gira por Reino Unido; dos figuras célebres definieron a Alcántara. El primero, Jack Ross, capitán del Dundee United mencionó que: “este Alcántara es el mejor jugador que he visto jamás. Si hubiese nacido en Gran Bretaña, se hubiera hecho millonario jugando en la liga inglesa”. El segundo fue el mítico Herbert Chapman que lo definió como “un delantero implacable, con pólvora en los pies. Hace cosas con el balón que nunca habíamos visto en estas tierras”.

Paulino Alcántara es, junto con el boxeador Manny Pacquiao, el mejor deportista que ha dado el país de las mil islas. Sin embargo, quizás no se le da tanto reconocimiento ahora debido a que es ya casi un siglo desde su aparición en el fútbol mundial. Paulino Alcántara: el (primer y) último crack de Filipinas y el primero del Barcelona.

Fuentes consultadas:

http://atletismoveterano.blogspot.com/2011/05/paulino-alcantara-el-rompe-redes-y-sus.html.

Libro “Barça, 110 años haciendo historia”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia del fútbol, La Liga y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Paulino: el último de Filipinas y el primero del Barcelona

  1. Israel Nungaray González dijo:

    Excelente. Buscaré el libro también. Cheers.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s