Y ahora qué para el Manchester United

Traducción por Leonard H. Waldman

Sir Alex Ferguson alguna vez hizo esa conocida declaración en relación a su mayor reto como entrenador del Manchester United. Contra el telón de fondo de la temporada 2002-03, un reportero le preguntó si el relativamente pobre inicio a la campaña (el United había perdido dos juegos en la corrida, después de haber estado los primeros 4 invicto) estaba entre los más difíciles; Ferguson remató “Mi mayor reto no es lo que está pasando en este momento… my mayor reto era quitar al Liverpool de su puta cúspide”.  Y lo era. Cuando Ferguson tomó el mando, Liverpool era el Rey indiscutido de Inglaterra domésticamente, con 18 títulos y todo. El United ni siquiera era el siguiente en la escala, Arsenal y Everton habían ganado más veces la liga durante los años. Casi increíblemente, después de 25 años, el discutiblemente mejor director técnico de la historia ha hecho trizas los libros de récords, guiando al United a su 19no título contra Blackburn hace un mes, título que presumieron en un desfile por el Manchester City Centre el Lunes pasado. Sin embargo ese desfile ocurrió en un relativamente mal momento, con el fracaso de vencer al Barcelona en la final de la Copa Europea fresco en la mente. En el crepúsculo de sus años de técnico, Ferguson tiene quizás su último gran reto… ¿cómo quitar al Barcelona de la cúspide en la que está ahora?

Estuve en Wembley el Sábado, y tanto como fue una decepción ver a mi equipo ser paseado, fue un gran honor ver al que es discutiblemente el mejor club Europeo que ha habido en la historia; ciertamente el mejor de la era actual (incluso si el precio por tal privilegio fue escandaloso – ¡mi boleto costo 225 libras esterlinas!). Hasta cierto punto, no importa lo que Sir Alex Ferguson haga mientras los Xavi, Iniesta y el imparable Lionel Messi estén haciendo su mejor juego; juntos, con una abundante calidad a su alrededor, siempre va a ser increíblemente difícil lograr vencerlos. Los oponentes tendrán que aceptar que no importa qué tan bien jueguen, probablemente terminen en el lado perdedor. Si Sir Alex Ferguson quiere conquistar Europa de nuevo tiene que intentar y mejorar su generación actual, y por lo menos darle una mejor batalla al Barcelona, mejor de la que le hemos dado en las últimas dos ocasiones en las que nos hemos enfrentado (también nos vencieron en Roma en la final de la Champions League del 2009).

Su primer reto es reemplazar algunos maravillosos jugadores que se van o que están prontos a irse del club. Edwin Van Der Sar jugó su último partido este fin de semana, y el club ya se ha movido para traer al prometedor joven portero español David de Gea como su reemplazo. Esa debe ser la parte fácil ya que Paul Scholes se ha retirado (Cinco jugadores del Barcelona se acercaron a él para pedirle su playera después del juego, una medida de la altísima estima que se tiene por el genio albino – como casi siempre pasa, Iniesta ganó la batalla y obtuvo la playera), y Ryan Giggs seguramente terminará su carrera la próxima temporada o máximo dos, por lo que hay un gran hueco existente en el plantel. Cierto, cada jugador del United ha ganado ya algo, pero estos últimos dos han llevado el ganar a ser un arte. La Victoria nunca fue suficiente, siempre fue el ganar una segunda vez, una tercera, y una cuarta, y una… etc etc.

Más allá de eso, el plantel se beneficiaría muchísimo con algún nuevo mediocampista central impetuoso, una área que ha estado relativamente débil para un equipo tan exitoso como el United por ya algún tiempo (obviamente la media cancha central actual no se puede comparar con la inmensa combinación de un joven Giggs, un joven Scholes, un joven Beckham -después Ronaldo- y un creciente Roy Keane en los 90s y principios de los 00s). Hay rumores de que Ferguson traería a Ashley Young, extremo del Aston Villa, que sería bastante bienvenido – el club extrañó muchísimo a Antonio Valencia ya que estuvo gran parte de la temporada fuera por una pierna rota. Pero sería una contratación que sólo forma parte de la posible solución. El United extraña un poco de tenacidad en la media, alguien que juegue cómodamente con el balón, encuentre huecos en la defensa del oponente, con un poco de viveza para romper la ley en el área del campo en que más importa hacerlo. A quién identificará Ferguson con la calidad suficiente para hacer ese trabajo en el United, con la mayoría de esas cualidades, es la pregunta… lo único que sabemos es que lo más probable es que saque un conejo de la manga, un jugador relativamente desconocido para que crezca en esa posición, más que comprar un jugador ya probado por una fortuna. Ese es el ethos del United. En un mundo perfecto, Fabregas sería quizás el jugador más propio para el rol, pero adivinen dónde quiere jugar la próxima temporada… ¿¡y quién puede culparlo!?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Premier League de Inglaterra, UEFA Champions League/Ligas Europeas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Y ahora qué para el Manchester United

  1. Kevin dijo:

    Yo lo que creo que necesita es un tipo que se encargue del mediocampo, que lo tome y lo haga suyo, un organizador que fue lo que estuvo tratando de hacer Giggs en esta ultima parte.
    Creo que Sneijder, Modric encajarian en ese perfil de jugador que necesita el Manchester su mediocampo es endeble quizas demasiado y se necesita reforzarlo mucho.

  2. Kevin dijo:

    Gran articulo por cierto. Y que dicha de no solo ir a la final de la Champions, conocer Wembley y ver al Barca.. Bah que envidia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s