Más que un técnico – el primer rey de Inglaterra

Traducción de Claudio Vargas.

Una de las grandes leyendas poco conocidas en el fútbol

Como inglés, si buscamos a través de los libros de historia de Barcelona hay un nombre que sobresalta, y mucho. Por cualquiera que sea la razón, es un nombre bastante  desconocido, un nombre que mantiene uno de los mejores récords técnicos conocidos por el hombre y que empezó su carrera jugando para el equipo no profesional de Crook Town. Este hombre es, por supuesto, Jack Greenwell.

Greenwell comenzó su carrera en el Crook Town mientras trabajaba en una mina de carbón, la cuál lo llevó al trofeo Sir Tomas Lipton en 1909 con el West Auckland Town, equipo lleno hasta el tope con mineros. Los mineros de West Durham decidieron competir en dicho torneo una vez que la FA se negó a aceptar a los mejores equipos en ella. Una vez aceptados, competirían con algunos de los mejores equipos de Europa en la competencia a ser jugada en Turín.

En el primer torneo, West Auckland alineó contra los alemanes de Sportfreunde Stuttgart en el juego inaugural, el cual ganaron dos goles por cero. En el siguiente juego, FC Winterthur de Suiza se enfrentó a un Turin XI formado por jugadores de Torino y Juventus, juego que ganarían los suizos 2-1 para colocarlos en la final  contra los mineros.

Dicha final, como muchos dirían, se acabó rápido, con todos los goles anotados en los primeros 10 minutos de juegos, dando así el triunfo a West Auckland sobre el más ilustre de los oponentes y la primera Copa Europea, a la cual algunos se refieren como la primera Copa Mundial (tan exagerado como pueda sonar para este ilustre trofeo).

Después de haber ganado dicho trofeo, Greenwell  regresó a su equipo en Crook Town con el relativamente alto desempeño que había mostrado anteriormente, lo cual lo llevó a ser contratado por el equipo catalán en 1912. Entendiblemente, un jugador semi-profesional batalló para acomodarse con los catalanes, anotando tan sólo 10 goles en sus cuatro años con el club, sumando un total de 88 juegos; sin embargo, lo mejor de Greenwell para Barcelona estaba por venir.

En 1917, Greenwell se convirtió en el primer entrenador oficial de Barcelona, trato que terminó siendo de gran importancia para el club. A pesar de una primer temporada estéril, ganó el Championat de Catalunya (precursor de La Liga) en su segunda temporada. Al siguiente año, tuvo un doblete con el Championat y la Copa del Rey. Esta fue una auténtica era de oro para los culés: en los siguientes tres años, ganaron otros tres campeonatos con otro doblete en la temporada 1921-22 antes de que Greenwell decidiera añadir otro reto a su lista y aceptar un trabajo con los UE Sants, equipo local en Barcelona. Este no fue un periodo tan exitoso como el de sus días en Barcelona, y pronto tomó un trabajo igualmente difícil para el CD Castellón, equipo de la misma envergadura en Valencia. Después de otra temporada difícil, Greenwell decidió partir y aceptar otro trabajo grande con los archirivales de Barcelona, el RCD Espanyol. En su primer año como director, guió al equipo en la primera temporada de La Liga; sin embargo, tan sólo logró terminar en séptimo lugar con el equipo, lo cual no era el resultado deseado. Esto no le impidió ganar otro Championat de Catalunya y la primera Copa del Rey del Espanyol.

Después de una temporada sin frutos con el Espanyol, y una más con el Mallorca, Greenwell decidió regresar a uno de sus equipos pasados. Así es: Greenwell regresaba a Barcelona. En su primera temporada de regreso al club, Greenwell ganó otro Championat. Con sus dos temporadas de regreso en Barcelona, impuso un record como el director técnico más longevo del club que se mantuvo a lo largo de setenta años (fue superado por Johan Cruyff en la década de los 90).

Seguido de su segunda salida del club, Greenwell tomó las riendas del Valencia, donde terminó de nuevo el la séptima posición de La Liga, aunque ganó el campeonato local –Campeonato de Valencia- y participó en la final de la Copa de España contra el Madrid CF (ahora Real Madrid) perdiendo dos goles por uno. De Valencia emigró al Sporting de Gijón, club que abandonó tras una temporada sin éxito. Al final de este año, la Guerra Civil española dio fin a la carrera de Greenwell en el continente con su desaparición.

Los siguientes tres años de su vida son un misterio. Existen historias de él dirigiendo en Turquía y otros países que siguen sin confirmar a la fecha. Su siguiente destino conocido fue, casi extrañamente, Perú, donde se dice dirigía al equipo Universitario y a la selección nacional al mismo tiempo. ¿Demasiado, quizás?

No lo fue. No sólo ganó la liga peruana, sino que llevó a la selección al Campeonato Sudamericano (Copa América para los jóvenes), y continúa siendo el único no sudamericano en haber ganado el trofeo. Esta buena racha hizo que fuera perseguido por la selección nacional colombiana, selección no reconocida por FIFA en ese entonces. De su estancia no se tienen muchos registros, y mucho de su paso por Colombia no se sabe a ciencia cierta; sin embargo, es conocido que no duró mucho tiempo a cargo de la selección colombiana y se estableció finalmente en Santa Fe. Decidió hacerse cargo del equipo local con gran éxito, haciéndose reconocer por sus tácticas y disciplina hasta ganar el título de liga.

Desafortunadamente, su historia con Santa Fe no duró mucho. El 5 de octubre, su equipo ganó contra el Deportivo Texas con un escandaloso 10-3. Dos días después, al terminar una sesión de entrenamiento, Greenwell fue llevado a casa por su asistente y al llegar a su departamento cayó enfermo. Antes de que un médico pudiera llegar a asistirlo, Greenwell murió de una supuesta aneurisma a los 58 años de edad –edad a la que la mayoría de los técnicos contemporáneos se hacen de reputación-, en los que Jack Greenwell ya era un técnico sorprendente, que encontró la muerte dirigiendo fuera de su país natal.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia del fútbol, La Liga y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Más que un técnico – el primer rey de Inglaterra

  1. Israel Nungaray González dijo:

    Excelente. Había leído poco de Greenwell y este texto ha ampliado mi conocimiento. Cheers.

  2. Pingback: Paulino: el último de Filipinas y el primero del Barcelona | Trequartistai

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s