Típica maldición

Qué gran campaña hicieron los equipos felinos y universitarios. Pumas y Tigres se mantuvieron todo el semestre en las alturas de la tabla general. Jugando un futbol serio, con mucho orden y explosión al frente, separando fortaleza individual de los regios y colectiva de los capitalinos.

Fueron las mejores defensas del torneo. Es más, el equipo del Tuca superó el récord como la mejor defensiva, al solo recibir nueve goles en los 17 partidos.

El detalle: todos los partidos los iniciaron con la misma línea de cuatro defensores y casi jugando los partidos completos. Jiménez, Juninho, Ayala y Torres Nilo. Sólo el canterano salió de cambio en dos partidos. Cedieron uno que otro empate y cayeron ante Toluca cuando el torneo apenas nacía y luego en C.U. donde parecía renunciaban al liderato, pero finalmente Pumas se los dejó a la deriva en el tiempo de compensación del torneo regular con ese gol de Reyna. Y aunque hasta el festejo del americanista les caló a los felinos (con una total irreverencia simuló un Goya) por dentro respiraron al deshacerse del primer lugar de la tabla. Les pasaron a los Tigres la obligación y la maldición.

Y es que parece que hay que llamarse Pachuca para llegar a la final siendo líder general. En los últimos diez torneos cortos, sólo los Tuzos han podido sostener ese favoritismo ganando dos finales (América CL 2007 y San Luis CL 2006) y perdiendo una (Pumas CL 2009).

Mientras que pasando como número uno han desfilado en cuartos de final Cruz Azul (dos veces), Monterrey, San Luis y Chivas, y en semifinales se quedaron Toluca y Santos. A los equipos mexicanos les cuesta muchísimo refrendar su condición de favorito y no les alcanza con regalar el empate en el global para acceder a la final donde ya las condiciones se igualan.

Es increíble que todo el trabajo de meses se venga abajo perdiendo contra un equipo que pasa con el premio a la mediocridad, ya que está con la oportunidad de ser campeón muchas veces con menos del 50% de efectividad. Pero no vale quejarse ahora, las reglas todos las saben desde el inicio.

Y el mediocre en ésta ocasión se llama Guadalajara. Las Chivas, tras caer hasta el octavo lugar en ese partidazo ante Monterrey, rectificaron días después, tuvieron una buena noche y aprovecharon su peligroso ataque marcándole a los Tigres en 90 minutos un tercio de los goles que habían recibido en los otros 1530, y ahora tienen la mesa puesta para continuar con ésta típica maldición para el líder general y luchar por el título.

Así es: la liguilla es otro torneo.

twitter: @dortizsc

Anuncios

Acerca de Daniel Ortiz

Apasionado y fanático de los deportes, me gusta intercambiar ideas, opiniones, sueños, conocer gente, culturas, países, historias de vida...
Esta entrada fue publicada en Fútbol Mexico y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s