El acertijo de la Selección Nacional de Inglaterra

Traducido por Leonard H. Waldman

Irle a Inglaterra es un negocio peligroso. Cada cuatro años elevamos nuestras expectativas. Creemos que podemos ganar la Copa del Mundo de nuevo. 1966 es sólo una memoria distante. La mayoría del país (incluyéndome) no habíamos nacido aún, y nunca hemos experimentado el sentimiento de la mayor gloria nacional. Citando el éxito de la Euro 96 de Baddiel y Skinner; “Sé lo que fue enconces, pero podría pasar de nuevo”. Tenemos la liga número uno del mundo de acuero al sistema (¿eficiente?) de la UEFA, y la mayoría de nuestros jugadores juegan para los mejores equipos de la Premiership. Somos la sexta mejor selección nacional del mundo de acuerdo al Ranking Mundial de la FIFA. Aún así, el verano pasado en Sudáfrica dimos una demostración insípida de fútbol a lo largo de la campaña, con suerte de haber pasado en nuestro relativamente fácil grupo,  y estruendosamente aplastados en octavos de final a manos de los archirrivales, Alemania. Entonces, ¿nos estamos engañando a nosotros mismos como nación?, ¿No somos tan buenos como nosotros (y las autoridades) creen que somos?

En 2006, Inglaterra fue echado en cuartos de final en Alemania en penalties frente a Portugal. Fue considerada una capaña decepcionante en ese tiempo, habíamos logrado vencer a Paraguay y Trinidad y Tobago (equipos que esperábamos vencer cómodamente, sabiendo que podíamos equivocarnos) y empatamos con Suecia para ser cabeza de grupo. en octavos logramos apenas vencer a Ecuador antes del juego contra Portugal. Nuestra salida fue irónicamente nuestro mejor partido aunque jugamos con un hombre menos durante treinta minutos después de que una indiscreción de Wayne Rooney en las joyas de Ricardo Carvalho le acreditó una tarjeta roja. A pesar de eso, luchamos como verdaderos hombres y hasta en ciertos momentos parecía que podíamos embolsarnos la victoria. Analizándolo, comparada con 2010, había sido una campaña gloriosa. Aún así nuestro director técnico, Sven Goran Eriksson, fue despedido, y pusimos a cargo a un inglés – el ex asistente del Manchester United, Steve McClaren. Mientras menos se diga de su periodo como técnico, mejor; no logramos calificar a la Euro de 2008. Así que llegó Fabio Capello, un hombre con una reputación de mano dura y un palmarés envidiable para cualquiera, y fue un éxito instantánteo.

Inglaterra calificó para el 2010 con el segundo mejor récord en Europa (sólo detrás del eventualmente campeón del mundo, España) y la mejor diferencia de goles de todos. Capello había tomado algunas decisiones cruciales que jugaron rol importante durante la eliminatoria, lo cual los antiguos entrenadores no habían podido atender exitosamente. Cuando tomó el timón, identifiqué dos áreas que necesitaban mejoras – el balance de la central de la media cancha, y la selección de del mejor equipo (y no los mejores jugadores). Ambas fueron atendidas inmediatamente. En mediocampo, los ex-técnicos habían cometido el error de poner a Gerrard y a Lampard juntos en un medio campo de dos hombres. No funcionó, pero nadie tenía los pantalones de dejar fuera a alguno de nuestros mejores jugadores. Capello lo atacó de tres maneras; algunas veces pondría a Gerrard en la banda derecha, donde ya había jugado para su club para entonces. En otras ocasiones, ponía un mediocampo de tres jugadores, generalmente utilizando a Gareth Barry para balancear al equipo (con Rooney de única punta). Y cuando uno de los dos estaba lastimado (Lampard o Gerrard), jugaría con una línea de cuatro en media cancha, con el que estuviera de ambos por el centro.

Cuando llegó la Copa del Mundo, todo colapsó. Capello había tomado una decisión gigantesca, la de quitarle a John Terry la cinta de capitán del equipo después de un publicado amorío con la ex-esposa y madre de los hijos de su compañero y buen amigo Wayne Bridge… pero aún así lo dejó en el equipo, y había una clara incomodidad en el vestuario. Terry no estaba feliz ya que sentía que había sido tratado injustamente, por lo que buscaba quitarle méritos al técnico. No había espíritu de equipo. Capello volvió a jugar un rígido 4-4-2 con Lampard y Gerrard juntos en el centro, y fracasó. Tercamente Capello se rehusó a aceptarlo e insistió a usarlo hasta el final. Lo mejor que habíamos jugado en el previo a la Copa del Mundo fueron diez minutos experimentales frente a Japón con Joe Cole detrás de Wayne Rooney en una formación alterada, y el experimento no se volvió a repetir. Todo lo que Capello había hecho aparentemente bien durante las eliminatorias se estaba cayendo cuando llegó el verdadero torneo. Mientras su palmarés es envidiable, todo lo ha ganado dirigiendo a clubes, y la falta de experiencia a nivel selección nacional se notó. Inglaterra no podía pagar su despido, por lo que se quedará como entrenador hasta el final de la Euro 2012. La prensa ya ha expresado su objeción – piensan que debería estar fuera ya.

Hay problemas con el fútbol inglés además del técnico actual. Mientras tenemos un grupo de excelentes jugadores, capaces de jugar para los mejores clubes del mundo, no tenemos suficiente fuerza. Lesiones tras una dura Premier League generalmente nos dejan expuestos al ir a un torneo en verano. Nuestro desarrollo de jóvenes todavía deja algo que desear, y tenemos muchos menos entrenadores calificados que cualquiera de las demás ligas, y todavía favorecemos fuerza y físico en una edad joven más que habilidad técnica (principalmente porque es muy difícil triunfar en nuestra liga con esas características particulares). Y tal vez nuestras expectativas están más allá de lo que deberían estar en realidad. Aunque tenemos algunos de los mejores jugadores del mundo, otras naciones tienen la misma cantidad, sino es que más. España, Argentina, Brasil, Holanda, Alemania… todos están más altos en el ranking por una razón. Pero lo que demandamos como nación es que, incluso en la derrota, luchemos hasta el final. Se espera de nuestros jugadores que jueguen con el corazón en la mano. En torneos recientes hemos jugado con puchero. Es una debilidad cultural – amamos una derrota con estilo igual que una victoria gloriosa. Hemos tenido, después de todo, ¡mucha más experiencia de la primera! Recientemente, tristemente, no hemos tenido ninguna, y duele.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Futbol Internacional, Premier League de Inglaterra. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El acertijo de la Selección Nacional de Inglaterra

  1. Israel Nungaray González dijo:

    Es paradójico como el país que inventó el juego y puso las primeras reglas no tenga el éxito de otras “potencias” a nivel internacional. Muy buen argumento el del esfuerzo físico que exige la Premier League y aunque en el aspecto de fútbol base han mejorado también es cierto que han descuidado la formación de entrenadores y los que estaban han emigrado a Estados Unidos, una nación que aprende rápido y organizadamente para destacar en el mundo del fútbol. Habla con el corazón en la mano y pone los puntos sobre las íes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s