Fútbol con sabor a miel de maple

Canadá es un país con un potencial futbolístico impresionante. Con una vasta cultura deportiva, enormes espacios al aire libre, altos índices de inmigración de todas partes del mundo y recursos económicos suficientes; Canadá bien podría seguir la estela de crecimiento futbolístico de Estados Unidos. Sin embargo, Canadá se encuentra actualmente muy rezagado en una de las zonas más atrasadas del fútbol mundial. ¿Por qué el país de la hoja de maple no ha seguido el camino de sus vecinos del sur?

Al norte de Estados Unidos, existe un país gigante. Lleno de paisajes de fotografía, desde las famosísimas Cataratas del Niagara hasta los glaciares árticos, Canadá es uno de esos ‘países modelos’ que siempre se traen a colación cuando se habla de economía, sociedad, democracia, calidad de vida y cultura deportiva. Los que muchísima gente alrededor del mundo identifica como ‘los estadounidenses buena onda’ son, sin embargo, poco desarrollados en materia del balompié. Uno bien podría argumentar que esto se debe a una especie de acto-reflejo en la construcción de la identidad canadiense: una construcción basada en la oposición al otro, una oposición a no ‘ser/hacer lo que hacen los estadounidenses’. Basados en esta lógica, se entendería entonces que Canadá no tenga interés en seguir la moda futbolística de su vecino; así como en contraste con Estados Unidos los canadienses todavía rinden ciertos honores a la monarquía británica, absorben mejor y toleran más la multietnicidad, y se promocionan a sí mismos como una nación amante de la paz. Sin embargo, el escaso desarrollo del fútbol canadiense (en contraste con sus vecinos estadounidenses) debe de entenderse como décadas de poco interés en un deporte como el fútbol.

El fútbol canadiense es, como el estadounidense hasta hace unos años, un asunto exclusivo de mujeres. Mientras la selección femenil canadiense es una de las mejores escuadras del mundo, la escuadra masculina tiene serios atrasos. Mientras las mujeres son siempre aspirantes a ser campeonas mundiales, además de ser invitadas fijas a los torneos futbolísticos internacionales; los hombres tan sólo han participado en un Copa del Mundo (México 1986), ganado una Copa Oro (2000), y participado en una Copa Confederaciones (Corea-Japón 2001). Mientras los combinados femeniles compiten al tu por tu con Alemania, Brasil, Argentina y Estados Unidos; los equipos masculinos sufren enfrentando a El Salvador, Honduras, Costa Rica y Jamaica (países que, dicho sea de paso, han mejorado muchísimo su nivel futbolístico). Esto lleva a dos preguntas: ¿por qué las mujeres son tan buenas y los hombres no? ¿Y por qué si Honduras puede Canadá no? Canadá es el Estados Unidos de 1990: mucho interés femenino en el deporte, poco interés masculino.

A pesar de lo anterior, Canadá da muestras de que quiere entrar de lleno a la orbita futbolística y mejorar su nivel. Si bien la escuadra canadiense de hombres ha mejorado muy ligeramente a lo largo de estos años (incluso exportando algunos jugadores a Europa como los hermanos De Guzmán o Hutchinson), los canadienses todavía tienen mucho trecho por recorrer. Las academias futbolísticas para niños y jóvenes, esas que están apareciendo por todo el territorio, deben de empezar a ubicar y producir talento. Aquí es dónde debería entrar en escena una academia de elite de fútbol como la que tiene Estados Unidos en Florida; dónde los jóvenes talentosos vivan y estudien ahí mientras practiquen fútbol, con la posibilidad de saltar a un club de la MLS o becados a una universidad de prestigio (algo así como La Masia del FC Barcelona, pero regenteada por la selección nacional). Sin embargo, la mera existencia de estas academias es ya un signo positivo para el fútbol en este país norteamericano. Lo que falta es canalizarlas y potenciarlas económica y administrativamente para que el talento surja naturalmente. Además, otro factor que los canadienses han empezado a usar para potenciar su nivel futbolístico, es conseguir amistosos contra rivales de calidad. Ejemplo de esto fue el 24 de mayo de 2010, cuando la selección canadiense, inexperta y débil, tuvo la valentía de pararse en el Monumental de Buenos Aires para enfrentar a Argentina. Aunque perdieron 5-0, el mero hecho de enfrentar a una potencia como Argentina en su casa es ya un buen aprendizaje. Canadá quiere mejorar, y por ello entiende que tiene que conseguir amistosos contra equipos potentes (al contrario de la bienamada y maladministrada Selección Mexicana). La seriedad con la que Canadá empieza a considerar el fútbol es, sin lugar a dudas, de llamar la atención.

Otra señal de que Canadá está dispuesto a tomarse en serio el fútbol, es el hecho de que han aparecido algunos clubes canadienses tanto en la MLS (Toronto FC, Vancouver Whitecaps, y en 2012 el Montreal Impact) como en su segunda división, la recién creada (o revivida) NASL (FC Edmonton). Y esto al parecer es sólo el comienzo, ya que hay más ciudades canadienses que desean tener un equipo de fútbol en cualquiera de estas dos ligas (sobretodo las ciudades de Ottawa, Calgary, Québec y London). Incluso, los equipos canadienses de fútbol cuentan con varias de las hinchadas más leales del fútbol en Norteamérica, y con clubes económicamente redituables (el Toronto FC siendo perfecto ejemplo de estos dos puntos). Incluso, y para sorpresa de muchísima gente, el fútbol es el deporte más popular y practicado en Canadá; rompiéndose el mito de que Canadá es una nación de hockey sobre hielo y deportes invernales (para ver el articulo en inglés que muestra este dato, clickea aquí). Mucho de esto es causado por la gran cantidad de migrantes que llegan a Canadá año con año, procedentes de África, Latinoamérica, Europa del Este y Medio Oriente; zonas que son grandes entusiastas de este deporte. Este entusiasmo se le contagia a muchos canadienses que ven a este deporte como algo nuevo y como una forma de coexistencia pacifica de las tantas culturas y etnias existentes en su territorio (siendo esa tolerancia general hacia el migrante algo característico y hasta estereotípico de muchísimos canadienses). El fútbol en Canadá no está muerto. Al contrario, apenas está naciendo.

La organización de torneos futbolísticos en su territorio sólo confirman el creciente interés por el fútbol en el pais de los mounties. Desde el Mundial sub-20 de 2007, dónde los estadios en su mayoría estaban quasi-llenos, hasta el Mundial femenil de 2015; Canadá muestra que puede tener la infraestructura e interés por el deporte. De hecho, se habla en las esferas del fútbol canadiense de la posibilidad de que Canadá negocie con Estados Unidos, SUM y CONCACAF la posibilidad de albergar pronto una Copa Oro. Esto, más los Juegos Panamericanos de 2015 en Toronto, hace que Canadá construya poco a poco su candidatura para el máximo evento futbolístico a nivel de selecciones. La mira de la Federación Canadiense de Fútbol es, de entrada, postularse para obtener la Copa del Mundo de 2026. El que la consigan es todo un misterio, pero si la FIFA decide que es momento de CONCACAF para organizar el torneo (después de 32 años) no habría que descartar a los canucks. Enfrente tendría como rivales a México y a Estados Unidos. Sin embargo, ambos no son imbatibles. Si México no ha dejado de lado para el momento de la elección sus problemas de seguridad y, hasta cierto punto, económicos, y si Estados Unidos sigue con su arrogancia característica en cuanto se presenta como candidato para organizar algún evento deportivo internacional; Canadá podría ser el candidato ideal, en parte por lo que dejaron de hacer sus vecinos, y en parte por lo que ellos mismos hicieron. Si Canadá se presenta como un país seguro, no arrogante, con infraestructura, dinero y un mercado futbolístico creciente; dicho país tendría buenas oportunidades de ganar. Sin embargo, los más probable es que Canadá organice una Copa del Mundo posterior a la de 2026. No obstante, cosas más extrañas ha decidido la FIFA, por lo que nunca se debe de dar algo por sentado en lo que respecta a las decisiones de dicho organismo (¿Qatar, alguien?).

Para finalizar, debemos cuestionar que tanto le beneficia y le perjudica a Canadá su ‘simbiosis futbolística’ con Estados Unidos. Por un lado, le permite adquirir conocimientos y métodos aplicados por los estadounidenses para potenciar el fútbol (las academias de la Selección nacional y de los clubes de la MLS, o el establecimiento de un organigrama eficiente en la administración futbolística son un ejemplo). Además, también cuenta con la ventaja de competir en la MLS (creada originalmente por los estadounidenses), con lo que sus equipos obtienen mayor experiencia, calidad y fogueo que lo que conseguirían participando en una liga meramente canadiense (aunque existe una Copa Canadiense de Clubes, el llamado Nutrilite Championship).  Sin embargo, el hecho de depender hasta cierto punto de Estados Unidos hace que Canadá se vea en una situación de desventaja autonómica en lo que concierne a su fútbol de clubes. Estos son factores a considerar cuando se habla del fútbol canadiense. No obstante, el hockey sobre hielo canadiense es el mejor del mundo; a pesar de que sus equipos participen en una liga creada y dependiente de Estados Unidos (la NHL). El material, capacidad y potencial de Canadá están ahí. Lo que se necesita es pues encontrar la manera de aprovechar estos atributos junto con la cooperación y ventajas que le brinda el estar ligado al fútbol estadounidense, evitando que esta ‘ayuda’ termine por afectar y estancar su progreso y camino ascendente.

No es un estadio en Inglaterra. Es el BMO Field de Toronto en un Canadá vs. Estados Unidos. Impresionante.

¿Podrá el leñador bonachón y rechoncho aprender a jugar fútbol? Las respuestas a esa pregunta ya existen actualmente. Sólo faltará ver si se convierten en realidad en un no-tan-lejano futuro.

 Para ver el artículo sobre el crecimiento del fútbol estadounidense, clickea aquí

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Futbol Internacional. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Fútbol con sabor a miel de maple

  1. Jalex dijo:

    El principal problema a vencer es el clima. Si quieres crear una liga con equipos de todos lados debes de vencer un invierno que dura 7 meses sin condiciones para jugar al aire libre. ¿Techado? es buena opción, pero al momento es un sueño y una inversión de ese tipo es demasiado riesgosa.

    Otro problema a vencer es el desinterés del público nativo. Es verdad la base inmigrante canadiense podría servir para iniciar una liga más seria, pero los inmigrantes no tienen identificación con los clubes locales. Quienes siguen los deportes de equipo locales son los mismos nativos, los inmigrantes vamos como a un espectáculo más, pero sin sentir los colores, prefiriendo siempre ver a nuestros equipos por televisión.

    El reflejomás fiel del desinterés fue la copa del mundo 2010, que se distribuyó de forma gratuita por internet incluso, ya que cerrarla de alguna manera no garantizaba el recuperar la inversión realizada. Los inmigrantes estamos demasiado acostumbrados a buscar alternativas y eso se ve en los 2 canales que pasan sólo q partido del futbol inglés de manera constante cada semana.

    Excelente artículo. Buenos aportes e invita a la reflexión.

  2. Rod Brack dijo:

    Canada es un pais hermoso como tu dices, pero dista bastante de ser todo lo ultra moderno y desarrollado que tu dices… y por el contrario los Canadienses si hacen lo que USA dice y hace, hay muy poco tv canadiense, todos los programas son americanos, seguimos sus modas, deportes, maneras de hablar y lo que se les ocurra. No queremos que sea asi, pero lo hacemos igual. El hockey es muy importante aca y lo acompana el frio y hielo. El futbol es jugado por los latinos, lo trajeron en los 70’s los chilenos que llegaron y se ha masificado poco en parte por que no hay espacios para jugarlo… la poblacion en Canada es imigrante mayormente de Asia y los indios, chinos y filipinos saben poco o nada de futbol, la comunidad europea no se considera europea sino Canadiense y con ello no siguen mayormente el futbol… conozco paises de latino america que son igual de hermosos y socialmente mas abiertos y en terminos de infraestructura un poco mas o igual de desarrollados que este pais… No todo lo que brilla es oro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s