Copa AMÉRICA

Tuve un sueño guajiro esta noche.

Soñé que existía una copa a nivel de selecciones cuyos organizadores sabían el significado de la palabra América. Ellos no se confundían, entendían que América no es un país, también entendían que América es un continente que se expande desde Tierra del Fuego hasta Bering.

Esos organizadores entendían que una copa de futbol no sólo son selecciones pateando un balón, sino un símbolo político de unidad y cooperación que trasciende los intereses económicos. Por supuesto también entendían el poderío económico de todo el continente, por lo que se llevaban el paquete completo, organizando una fiesta en torno al futbol que generaba ganancias muy superiores a las que generarían sólo considerando a una parte de este gran continente.

Como el futbol del área es tan amplio, los organizadores propusieron un torneo con 16 selecciones, divididas en 4 grupos dónde los primeros dos calificados de cada grupo avanzarían a la siguiente fase. Los primeros invitados por historia y poderío serían las 10 selecciones de Sudamérica. Luego de ellas, por diferencia futbolística, EUA y México se añadirían de manera directa. Centroamérica cooperaría con el primer y segundo lugar de su copa centroamericana, mientras que el Caribe aportaría de igual manera a su campeón. El subcampeón de la zona del caribe y el tercer lugar de la copa centroamericana jugarían un emocionante repechaje por el último boleto a esta fiesta americana.

Parecido a los sorteos de FIFA los dos mejores equipos de cada área se agruparían como cabezas de serie, el segundo biombo se formaría con los mejores equipos del área sudamericana y el tercer biombo con los siguientes clasificados de esa zona, dejando el último biombo para el resto de la zona norteamericana.


Bolivar – El sueño de una América unida.

En ese sueño, las confederaciones entendían que si en Europa juegan potencias como Inglaterra e Italia contra países como Luxemburgo y Chipre, entonces no había nada de extraño en que Brasil y Argentina enfrentaran a Jamaica o el Salvador, ya que de todas formas equipos con esta diferencia futbolística se los habían encontrado más de una vez en los mundiales dónde el ejemplo de fiesta futbolera se comprende bien.

Esta Copa por fin se podía llamar Copa América. Todos eran tratados de buena manera, a nadie se le hacía sentir invitado ni mucho menos había medidas “correctivas” de una u otra área, ya que el beneficio económico/futbolístico para los países no tan poderosos era evidente.

Y justo cuando ese torneo iba a arrancar, tuve la mala suerte de despertarme. Ni modo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fútbol Mexico, Futbol Internacional. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Copa AMÉRICA

  1. Jorge L. dijo:

    Muy buen artículo, Jalex. Un simple sueño…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s