Exportamos jugadores, ¿y los técnicos, apá?

Bueno, y eso de que exportamos, pues entre comillas (o sea, “exportamos”), Estados Unidos ya exporta más jugadores que México, y los países centroamericanos no están quedándose atrás tampoco. Pero ok, supongamos que ahí la llevamos con la exportación de jugadores, y que tenemos un número de mexicanos jugando en Europa. Sin embargo, lo que sí no exporta México son técnicos. Tenemos ahora a Javier Aguirre, que además es al parecer un enemigo público de la nación entera, en el Zaragoza, y hace no mucho tiempo teníamos a Hugo Sánchez en el Almería, pero fuera de ellos dos, nada. ¿Por qué México no tiene técnicos en el extranjero?

Primero que nada, ¿es cierto eso de que tenemos buenos técnicos mexicanos? Sí, y no. De que hay buenos estrategas, los hay; de que hay buenos motivadores, los hay; de que hay técnicos que saben lo que hacen, los hay, pero de que hay directivos que no tienen ni la más temora idea de lo que hacen, los hay de más, sobran, estorban. Hay hombres capaces de ser buenos técnicos, mexicanos 100%, pero que por la exigencia, corrupción e ignorancia de los directivos se estancan en un nivel y es difícil que salgan de ahí. Además habría que preguntarnos, ¿qué tan bueno es el curso que se les da a los directores técnicos en México? Chelís regresó de Argentina y fue un técnico mucho mejor preparado, y hasta llevo a Puebla con todos sus problemas a estar a dos minutos de la final del fútbol mexicano en 2009.

¿Experiencia Europea? Algunos van al viejo continente ‘disque’ a estudiar y mejorar, pero sólo van a tomarse la foto y de vacaciones, al único que he visto que ha regresado hecho un mejor entrenador es a Enrique Meza. Además de él, tenemos a payasos como Manuel Lapuente, que dice que Mourinho es como su alumno, y sigue utilizando sistemas que quedaron en el olvido a principios de la década, y a técnicos errantes que van de equipo en equipo buscando establecerse pero sin mucho éxito.

¿Por qué no estamos exportando técnicos? Vamos a dejar de lado por un momento que se contratan técnicos extranjeros para cubrir plazas que podrían utilizar mexicanos, y concentrémonos en por qué las plazas ocupadas por mexicanos no se dejan vacantes no por despido, sino porque el técnico emigra. Los directivos y dueños de los equipos, como siempre lo he dicho, se rehusan a tener proyectos a largo plazo, y sólo buscan parchar los huecos que tienen en la temporada con soluciones inmediatas que tal vez sirvan durante cinco fechas, pero que a largo plazo no tienen mucho qué ofrecer. En cuanto un técnico pierde tres partidos al hilo, aunque se vea que se ha mejorado o que un proyecto lleva un buen camino, se desintegra el cuerpo técnico y se parcha con otro que pueda apagar el fuego durante 4 fechas; es decir que en México la falta de proyectos a largo plazo en los equipos no solamente afecta a los jugadores, canteranos y aficionados, sino también a los directores técnicos que buscan crecer.

¿Por qué hay técnicos errantes? Porque los directivos los obligan a poner a los que tienen influencias, a los que pagan, a los que tienen alguna amistad con alguien influyente, o simplemente ellos mismos cobran a los jugadores por ponerlos en la cancha o en la banca, y todo eso limita las posibilidades de un equipo. Círculo vicioso, ¿verdad?

¿Cómo va a contratar un equipo europeo a un técnico que ha pasado por 13 equipos del fútbol mexicano con un récord regular, sólo respetable para los estándares mexicanos, que no tiene la posibilidad de mostrarse en el ámbito internacional como Copa Libertadores, Sudamericana, mundial de clubes, etc. si cada temporada los equipos tienen un entrenador diferente? Nunca lo harán, nunca los contratarán, si nosotros mismos no les damos oportunidad, pues allá menos. Así como pasa con los jugadores, así pasa con los técnicos.

Otro factor influyente es la prensa que tanto amamos, que crucifica a los técnicos cuando más les conviene, incluso si lo halagaron 2 semanas antes, como con el caso de Javier Aguirre antes del mundial, o como le ha pasado con muchísimos otros, incluidos el Chelís, el mismo Meza, Lapuente, Vucetich, entre muchos otros. Hasta cierto punto, se puede culpar a la prensa de la salida de Hugo Sánchez de la selección nacional ni siquiera a la mitad de su proceso, y aún así logró conseguir trabajo en España. Ya estamos acostumbrados a su hipocresía, independientemente de los resultados de Hugo (que para el récord no era pésima, pero la manera en que lo cortaron fue descortés, hipócrita y poco caballerosa).

Después tenemos dueños como Jorge Vergara que no saben un carajo de fútbol pero se la pasan con el cuello parado y un letrero que dice “soy Jesús, te amo y te guardo en mi rebaño regazo”, que apoyan a un técnico, pone en pie un proyecto, y cuando siente tantita presión de la afición cambia todo a mitad de temporada. Así nunca va a crecer el fútbol nacional.

Imaginemos, en un mundo utópico, que comenzamos a exportar técnicos, y que hay equipos de España, Inglaterra, y ¿por qué no? países como Argentina, Italia y Alemania. ¿Qué pasaría? Tendríamos más gente y más preparada. Cuando llegue el momento de elegir a un técnico nacional, que según nosotros nos va a llevar al quinto partido en el mundial, vamos a poder elegir a alguien con la suficiente experiencia europea para guiarnos, alguien que no se limite al irregular y corrupto fútbol mexicano. (Dejémos la experiencia de haber tenido a Javier Aguirre de lado, es un tema específico muy polémico). Posteriormente, cuando regresen del fútbol europeo después de (esperemos) un largo tiempo, serán ellos los que enseñen y comuniquen a los nuevos entrenadores lo que ellos van a proceder a inclucar en los nuevos jugadores, en los nuevos sistemas, así haciendo una nueva educación futbolística en otro rubro, tal vez uno de los más importantes.

Nuevamente, el problema de la corrupción en los equipos estanca al talento mexicano. Directivos avaros e ignorantes frenan el desarrollo futbolístico del país a pesar de decir ser los padres de la nueva generación mexicana que ganará el mundial.

Todos cantan mucho que tenemos algunos jugadores en Europa, aunque no son tantos como el alarde que les hace todo mundo, pero, ¿y los técnicos, apá?

Cállate, Pancho.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fútbol Mexico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s