Es tiempo de que alguien derroque a Blatter como líder de la FIFA

Grant Wahl, periodista deportivo estadunidense especializado en fútbol, se ha postulado como ‘candidato no oficial’ para la presidencia de la FIFA. Contra lo que se podría pensar (que está loco, en pocas palabras) las propuestas de Wahl son, de hecho, mucho más coherentes que las ideas absolutistas y perpetuadoras del status quo que tienen varios ‘dinosaurios’ dentro del máximo cuerpo gobernante del fútbol. ¿Será qué el cambio de aires en el fútbol internacional venga desde la planicies de Kansas? Y aunque pueda parecer una broma, este periodista ya ha estado otorgando entrevistas acerca de su proyecto a CNN, Bloomberg y BBC; además de recibir gran apoyo de parte de fanáticos y periodistas deportivos por igual (como Fernando Palomo de ESPN y Luís Omar Tapia de Fox Sports). Por lo pronto, en Trequartistai publicamos la traducción de esta interesante propuesta (publicada en la famosa revista estadunidense ‘Sports Illustrated’) para la gobernanza del deporte más bello del mundo.

————————————————————————————————————————————————

Seppsis \sep´sis\ Sust. Alta presencia de toxinas en la FIFA, la entidad gobernante del fútbol soccer a nivel internacional, bajo el mandato de su actual presidente Sepp Blatter.

Después de considerarlo cuidadosamente, tengo un anuncio que hacer: quiero contender por la presidencia de la FIFA en las próximas elecciones del primero de junio. Y no, no estoy bromeando. ¿Han visto quién más contiende por el puesto? Si pensaron en Sepp Blatter, están en lo correcto. El suizo de 74 años, jefe de la organización que gobierna el deporte más popular del mundo, se está postulando para un cuarto mandato dentro de la presidencia de la FIFA. El rival más prominente de Blatter, Mohammed bin Hammam de Qatar, puede que se postule también; aunque es otra persona que forma parte de la élite dentro de la FIFA. Y la siguiente elección necesita desesperadamente a alguien que no pertenezca a esa élite, ya enraizada en la organización.

El sultán del fútbol

Por eso, levanto mi mano. Alguien tiene que hacerlo. Ya se vuelve algo cansado el estar escuchando a fanáticos del fútbol alrededor del mundo quejarse sobre Blatter, sin que nadie proponga o planteé una alternativa. Pero no están equivocados: la FIFA necesita un cambio. La elección de las sedes para los Mundiales de 2018 y 2022 el pasado diciembre, fue la más reciente evidencia de que la FIFA dista mucho de ser una organización transparente y limpia. Dos miembros del comité ejecutivo de la FIFA fueron suspendidos el pasado octubre, después de que el periódico ‘The Sunday Times’ de Londres revelara que estos dos personajes estaban vendiendo al mejor postor su voto para elegir las sedes. Incluso, el mismo Blatter ha admitido que la reputación de la FIFA se ha visto ennegrecida bajo su presidencia. ¿La solución de Sepp? ‘Confíen en nosotros’. ¿En serio? Eso es como dejar que un ganador del Tour de France bajo sospechas de dopaje vigile el programa anti-dopaje en el ciclismo.

En contraste con el Comité Olímpico Internacional, la FIFA nunca ha tenido un ‘momento Salt Lake City’ (un escándalo de sobornos y especulación de bienes raíces  que involucró a veinte miembros del COI, y que llevó a que dicha organización hiciera serias reformas a sus políticas y organigrama). Tampoco ha sido prioridad de Blatter, cabe decir, el incluir a más mujeres en posiciones influyentes dentro de la organización (cosa que Jacques Rogge sí ha hecho a la cabeza del COI). ¿Quiénes son las mujeres más poderosas en el seno de la FIFA? Buena pregunta. El comité ejecutivo de 24 hombres al frente de la FIFA son precisamente eso: todos hombres. Incluso el comité de la FIFA que se dedica al fútbol femenil está presidido por dos hombres. Mientras, Blatter ha desestimado cualquier oportunidad de equidad de género dentro de la organización; ofreciendo sesudas sugerencias para el fútbol femenil (como ‘pantaloncillos más cortos’ o ‘cuerpos más femeninos para las jugadoras’). Inclusive ha mencionado que ‘los gays y lesbianas deberían de abstenerse de cualquier actividad sexual’ durante el mundial de Qatar 2022; país donde la homosexualidad está prohibida por la ley.

Lo siento chicos. No hay lugar para ustedes en Qatar.

Puede ser que, después de haber mencionado todo esto, el Premio Nobel de la Paz que tanto ha buscado Blatter y la FIFA quizás nunca llegue. Sin embargo, yo no necesito ningún Nobel. Como presidente de la FIFA, yo abogaría por que se realicen todos los cambios que Blatter ha estado indispuesto a impulsar. ¿Repetición instantánea? Yo me aseguraría de que exista un proceso de revisión en video para cualquier situación dudosa que implique al balón y a la línea de meta.  (¿Alguien recuerda el gol invalidado a Lampard en el pasado mundial en el partido contra Alemania?) ¿Árbitros? Yo me aseguraría de que los torneos internacionales tengan a los mejores nazarenos (sin imponer limitantes de número de árbitros por país o cuotas por confederación); y obligarlos a que se reúnan con reporteros cubriendo el evento para explicar las decisiones controversiales que hagan. ¿Tarjetas amarillas estúpidas? Yo me aseguraría de que ningún jugador reciba una tarjeta amarilla por quitarse la playera en la celebración de un gol. Piensen esto: Andrés Iniesta obtuvo el mismo castigo por celebrar un gol en la final del Mundial que Nigel de Jong, quién le dio una patada digna de karate a Xabi Alonso en el mismo partido.

Round 2! FIGHT!

Como máximo candidato de la gente fuera de la FIFA para ejercer el cargo de presidente, yo introduciría a la FIFA al siglo XXI realizando las reformas que ningún fanático ciego dentro del círculo cercano a Blatter ha tenido el valor de proponer. Para empezar, nombraría a una mujer como Secretaria General del organismo (siendo esta la tercera posición en importancia dentro del organigrama de la FIFA). Limpiaría la FIFA de la única manera posible: haciendo públicos todos los documentos internos de la organización (al estilo Wikileaks); y nombrando a un comité independiente de investigación que reporte todo lo sucedido anteriormente dentro de la FIFA, bajo la guía del Acta Extranjera sobre Prácticas Corruptas. Y yo mismo impulsaría límites a la duración del cargo de Presidente de la FIFA (incluyéndome a mí); para evitar que estén en el cargo más de dos términos de cuatro años. ¡Consideren que Blatter ha sido el segundo presidente de la FIFA en un periodo de 37 años! Por ello, no debe de sorprendernos que la credibilidad de la FIFA sea idéntica a la que tuvo el régimen de Hosni Mubarak en Egipto.

Mubarak y Blatter: dos sátrapas de mucho cuidado (Foto: AP)

Además, sí la FIFA está comprometida en otorgarle Copas del Mundo a países que nunca antes las habían albergado (Qatar, Rusia, Sudáfrica), entonces hay una buena oportunidad para romper esquemas y paradigmas eligiendo al primer presidente estadunidense de la FIFA. De hecho, pienso que podría vencer a Blatter si en la elección pudieran votar todos los fanáticos al fútbol alrededor del mundo (en lugar del sistema actual de elección de la FIFA donde sólo votan las naciones miembro de la organización, con un voto para cada una). Ahora, solo necesito convencer a un solo país miembro de escuchar la petición popular y que me nomine para presidente antes de la fecha límite de nominaciones el primero de abril. Puede ser Papua Nueva Guinea. Puede ser Guinea Ecuatorial. El punto es que alguien que de verdad se encuentre fuera del círculo de la FIFA pueda competir por el puesto. Además, mi candidatura tiene precedentes. El primer presidente de la FIFA fue un periodista, al igual que otros dos de siete presidentes que ha tenido la organización (incluyendo, érase una vez, a Sepp Blatter). El más reciente vicepresidente de la FIFA, el príncipe Ali de Jordania, es un egresado de Princeton en sus casi 40 años y con un pequeño curriculum vitae en administración del fútbol. Hey, ¡yo también!

Lo único que me falta es idear un lema de campaña atractivo. ¿Qué tal ‘Soy el antiSEPPtico para la FIFA’?  ¿O qué tal ‘Curemos la infección Blatter’? ¿O qué les parece el simple, pero efectivo ‘¡Echémoslo a la calle’!? Estoy abierto a todas sus ideas y sugerencias. ¡Fanáticos al fútbol de todos los países, uníos! Es tiempo de recuperar su deporte. Y no tienen nada que perder.

Darth Blatter

————————————————————————————————————————————————

Para ver el artículo original (en inglés): http://sportsillustrated.cnn.com/2011/writers/grant_wahl/02/15/blatter.presidency/index.html?eref=writers.

Para seguir la campaña de Wahl, puedes acceder a su Twitter (www.twitter.com/grantwahl), o a su Facebook (http://www.facebook.com/pages/Grant-Wahl-For-FIFA-President/147263328667805 o http://www.facebook.com/SIGrantWahl).

Para firmar una petición simbólica, vía Twitter, accede aquí: http://twitition.com/mvj5v.

Este artículo, publicado el 17 de febrero de 2011, pertenece a Grant Wahl y a la revista ‘Sports Illustrated’. Trequartistai no desea incurrir en plagio alguno.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Filosofutbol, Futbol Internacional, Traducciones, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Es tiempo de que alguien derroque a Blatter como líder de la FIFA

  1. Pingback: Tweets that mention Es tiempo de que alguien derroque a Blatter como líder de la FIFA | Trequartistai -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s