Dulwich Hamlet – Unsung Heroes (Héroes sin reconocimiento)

En un recordatorio de que el fútbol no sólo es el espectáculo de magnitudes mundiales que es actualmente, en Trequartistai narramos la historia de uno de los clubes amateur con mayor tradición y arraigo en Inglaterra: el Dulwich Hamlet.


Enclavado en el sur de Londres, en el barrio (borough) de Southwark, se encuentra la zona de Dulwich. Con poco bullicio y siendo un zona mayoritariamente residencial, Dulwich debe su fama e importancia al colegio que se encuentra ahí. Fundado en 1619 por Edward Alleyn, actor y empresario amigo de William Shakespeare, el colegio es uno de los más antiguos y de más alta exigencia académica de toda Inglaterra. Entre su alumnado se encuentran Sir Ernest Shackleton (explorador y primer hombre en llegar al Polo Sur), Sir P.G. Wodehouse (escritor de obras de teatro musical) y actores famosos como Jude Law y Tim Roth. Incluso entre sus filas estudiantiles podemos encontrar a muchos jugadores de rugby, críquet e incluso atletas olímpicos. Sin embargo, no existen dentro de sus ex-alumnos, jugadores de fútbol. Esto debido a que el fútbol no estaba considerado dentro de la currícula académico-deportiva de la institución hasta bien entrada la segunda  mitad del siglo XX. Ese favoritismo hacia deportes elitistas como los anteriormente mencionados, dieron pie a que se fundara uno de los clubes más importantes del fútbol semi-profesional inglés; y sin lugar a dudas, uno de los semilleros de talento dentro del fútbol. La pérdida de unos, fue la ganancia para el fútbol.

Dulwich College

 

Fundado en 1893, el Dulwich Hamlet FC respondió a una necesidad de varios de los alumnos del colegio que no tenían interés en los deportes impartidos en la institución académica. Viendo que el fútbol no existía dentro de las instalaciones del Dulwich College, un grupo de alumnos ávidos por patear un balón decidieron alquilar un terreno de juego propiedad de Lorraine ‘Pa’ Wilson; señor entusiasta por el deporte del balón y los pies, y quién fuera pieza clave del club en su consolidación como institución durante los treinta años posteriores a su fundación. Cuenta la historia que los propios jugadores tenían que ir al terreno de juego, cargando además de su equipamiento, los postes, los banderines de tiro de esquina y las redes de la portería. Todo esto mientras consolidaban la instalación de su primer estadio. Para 1894, el Dulwich haria su debut a nivel competitivo en la Liga local de Camberwell. Para 1900 ya tenían registro de club deportivo formal (osease, obtuvieron la denominación FC), y para 1905 ganaron la Copa Surrey (que lleva el nombre de un suburbio a las afueras de Londres). Ya para 1919, con la primera organización estructural del fútbol en Inglaterra, el club quedó ubicado en la Liga Isthmian (campeonato semi-amateur que abarca Londres y el sur de Inglaterra, correspondiente a la octava división en el organigrama futbolístico inglés y donde actualmente sigue compitiendo el ‘Hamlet’). Con el periodo entre las Primera y Segunda Guerras Mundiales, el Dulwich logró unos cuantos trofeos más para sus vitrinas, entre los que se encuentran la Copa F.A. Amateur y la Copa Senior de Londres. Esto sin contar que ganaron la Liga Isthmian tres veces en 1920, 1926 y 1933. Figura clave en este periodo de constantes victorias del Dulwich fue el goleador Edgar Kail, quién incluso llegó a jugar para la Selección inglesa en tres partidos.

 

Edgar Kail, jugador mítico del Dulwich Hamlet

Después de la Segunda Guerra Mundial, los éxitos del club comenzaron a decaer. A pesar de haber seguido jugando partidos -aunque la mayoría amistosos- en pleno bombardeo de Londres por parte de la Luftwaffe (actitud que llevó a ganarse los corazones y simpatías de miles de londinenses), el club entró en un periodo de menor dominación en la Liga Isthmian.  No obstante, el club alcanzó su mejor participación en la Copa F.A. en 1950; al alcanzar por primera y última vez, un partido de la modesta segunda fase. En este periodo surgió otra leyenda del club: Tommy Jover, dinámico volante por izquierda; y quien perteneció a la institución durante setenta años. Con un evidente amor por el club, Jover participó dentro del Hamlet primero como jugador, luego como directivo, y finalmente como presidente del club hasta su muerte en 2008. En la década de los sesenta, el Dulwich logró ascender peldaños hasta llegar a la  Liga Isthmian Premier (el séptimo peldaño en el organigrama del fútbol inglés). Permaneció ahí hasta 1980, solo para volver en 1992; y finalmente regresar a la División Uno de la Liga Isthmian (donde sigue participando) en 2001. En 1993, abrió las puertas de su remodelado estadio: el Champion Hill. Esto para celebrar el centenario de su fundación, y para mantener en condiciones honrosas a uno de los estadios más importantes del fútbol amateur inglés. Los uniformes azul marino y rosa se pueden seguir observando por el barrio cada que haya un partido del Hamlet; con la promesa de que los jugadores, a pesar de no ganar los millones que ganan sus vecinos del Crystal Palace, seguirán dando su máximo en el terreno de juego.

Champion Hill. Estadio del Dulwich Hamlet FC

Pero, ¿dónde radica la importancia de este pequeño club semi-amateur del sur de Londres? A pesar de su naturaleza de arraigo local y poca proyección futbolística nacional, la institución es un plantío de jugadores de talento. Con una eficiente estructura de visoria y de fuerzas básicas, el Dulwich ha visto pasar por su campo a jugadores que han sido importantes en el fútbol inglés y en la Liga Premier. Los equipos de menores de edad del Dulwich son una potencia en el fútbol semi-amateur del sur de Inglaterra y la capital. Constantemente ganan trofeos como la Copa del Presidente y la Copa Juventud de Londres. El ejemplo más famoso en nuestros días de un jugador que haya jugado para el Hamlet, es quizás el de Peter Crouch. El larguirucho delantero del Tottenham jugó a préstamo en el 2000 para la escuadra de Dulwich, con apenas diecinueve años. Sin embargo, su aportación a la escuadra fue casi nula y fue cedido en el verano a un equipo sueco. No obstante, otros jugadores de importancia han pasado por las filas del equipo. Leon Cort, defensa y actual jugador del Burnley, ha participado varias veces en la Liga Premier; defendiendo la camiseta del Crystal Palace, el Hull City y el Stoke City. También tenemos a Marlon King,  delantero y jugador del seleccionado jamaiquino; que ha defendido en la máxima categoría del fútbol inglés al Hull City, al Watford y al Wigan. Incluso George Elokobi, defensa camerunés y actual jugador del Wolverhampton, fue discípulo en la disciplina del Hamlet. Aunque si se quiere hablar de jugadores muy famosos del fútbol inglés que hayan militado en los blue-and-pink, inevitablemente tendriamos que referirnos a Andy Gray y Alan Pardew.

Leyendas del Hamlet

Andy Gray (no el futbolista y comentarista escocés) defendió la playera del Dulwich hasta 1984, cuando fue fichado por el vecino Crystal Palace; y donde es considerado una leyenda del club. El actual entrenador de la selección de Sierra Leona, también jugó en la Premier League para el Tottenham, el Aston Villa y el Queen’s Park Rangers. A pesar de ser mediocampista, logró anotar cincuenta goles y participó en 305 partidos durante una carrera de aproximadamente 12 años. Por su parte, Alan Pardew antes de jugar también en el Crystal Palace, pasó por las filas del Duwlich Hamlet, Sin embargo, su mayor gloria como mediocampista de contención vino cuando pasó del Crystal Palace al Charlton Athletic; participando en más de cien encuentros en cuatro temporadas. No obstante, la mayor relevancia que ha tenido Pardew en el fútbol inglés es como entrenador. Dirigió en la Premier League al Reading (de 1999 a 2003), al West Ham (de 2003 a 2006), y actualmente dirige al Newcastle (desde 2010).

Alan Pardew, actual DT del Newcastle y leyenda 'Hamlet'

El Dulwich Hamlet es pues uno de esos equipos de casta y alegría dentro del fútbol inglés y mundial. Una escuadra que da todo de sí para complacer a los 3,500 aficionados que se dan cita cada fin de semana a verlos jugar en el bubólico paisaje de suburbio victoriano londinense. El Hamlet cuenta una de tantas historias de éxito y de tradición que todavía viven en el fútbol semi-profesional y amateur alrededor del planeta. No debemos olvidar que el fútbol no sólo son el Chelsea, el Barcelona, el América o la Selección de Brasil. El fútbol también lo conforma toda persona que se anime a patear un balón en una liga local por pura diversión y recreación. El fútbol no sólo son los millones, sino también la apuesta del partido de los domingos. El fútbol no sólo son Xavi, Rooney o Cristiano Ronaldo. El fútbol también es de todos los que gozamos de jugarlo en cualquier nivel, a cualquier hora y en cualquier condición. Y el Dulwich Hamlet es un constante recordatorio de eso.

El Dulwich Hamlet en acción

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Futbol Internacional, Historia del fútbol, Premier League de Inglaterra. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s