Historias de fútbol – La batalla de Berna

Asorde la caterva de batallantes. –José Martí, Ismaelillo.

Hola a todos. Esta es mi primera participación en Trequartistai, espero les agrade.

¡Se armó la cámara húngara! Uno de los eventos más bochornosos en la historia de los Mundiales, ocurrió en los cuartos de final del Mundial de Suiza 1954. Se enfrentaban Hungría y Brasil en lo que muchos periodistas habían catalogado como una verdadera final adelantada. El equipo húngaro, conocido como el “equipo dorado”, venía de ser Campeón Olímpico en 1952 –de allí el apelativo de dorado. Aquel equipo tenía entre sus filas auténticos genios del fútbol como Puskas, Czibor, Kocsis e Hidegkuti, y era en aquellos tiempos el mejor equipo del mundo, presentándose al Mundial con un invicto de más de 30 partidos, con goleada histórica sobre Inglaterra incluida, y de visita. Brasil, que venía de la desilusión del Maracanazo cuatro años antes, empezaba a forjar la extraordinaria selección que en 1958 maravillaría al mundo, y presentaba en 1954 un respetable equipo con figuras como Djalma Santos, Nilton Santos y Didí, entre otros. La prensa de Hungría mencionó después que aquella fue la primera de las “tres finales” que tuvieron que jugar los magiares en aquel Mundial, consecutivamente, contra Brasil, subcampeón en 1950; Uruguay, campeón de 1950 y Alemania, a la postre campeón en 1954.

Incidentes en el juego.

La gran expectativa hizo que más de 40 mil personas acudieran el 27 de junio de 1954 a la cancha del Wankdorfstadion, en Berna, donde ocurrió lo que se llegó a conocer como “el partido más violento” o “la batalla de Berna”, este último apodo creado por la prensa británica. El enviado del diario inglés The Times publicó: “nunca en mi vida he visto entradas tan fuertes.

Puskas inició en la banca por lesión. Rápidamente Hidegkuti a los 4, y Kocsis a los 7, dieron ventaja de 2-0 para los magiares. El juego entonces se volvió hosco y violento, con entradas muy fuertes y reclamos de ambos lados. De esto se derivó un penal cometido a Djalma Santos y convertido por Indio en el 18 para marcar el 2-1. Siguió la violencia y el magiar Hidegkuti le comete una violenta falta a Didí, pero es Brandaozinho quien reacciona con un puñetazo en la cara a Hidegkuti, dejándolo tendido en el terreno durante algunos minutos. Esto devino en bronca general, involucrándose jugadores, suplentes, ayudantes de campo e incluso hinchas que invadieron la cancha. La policía tuvo que intervenir y reprimir tanto a jugadores como a espectadores. Curiosamente el juego se reanuda sin expulsados. En aquellos días no existían las tarjetas de amonestación ni expulsión, y el árbitro decidía a su criterio qué jugador debía ser expulsado, indicándoselo personalemente, cosa que no ocurría muy frecuentemente. No cesó la violencia y un nuevo penal al 60 convertido por Lantos decreta el 3-1. Al 65 Julinho pone las cosas más emocionantes al marcar el 3-2, pero el capitán húngaro József Boszik reclamó una falta previa al gol y se enfrenta a golpes con Nilton Santos, siendo ambos expulsados por el árbitro. Al 79, el delantero brasileño Humberto es expulsado por golpear a Lorant. Brasil luchó en inferioridad numérica y todavía Didí estrelló una pelota en el palo, pero Kocsis sentencia el partido a los 88 marcando el 4-2 definitivo. Los últimos minutos fueron de reclamos, manoteos, amenazas de bronca y al finalizar el juego todavía faltaba lo peor.

Tras el silbatazo final, los ánimos ya de por sí calientes, terminaron por desbordarse. La pelea se traslada a los vestuarios y hasta los dirigentes de ambas selecciones nacionales se ven involucrados. La batalla campal finalizó con varios heridos de ambos bandos. Gustav Sebes, vicepresidente del Comité de Deportes de Hungría, fue golpeado en el rostro por un zapato arrojado por el entrenador brasileño Zezé Moreira, y apareció luego ante la prensa con un vendaje que le cubría la mitad de la cara. El jugador húngaro Geja Kroetowth salió descalabrado, con la frente vendada, al igual que el dirigente Krajkovits. Por los brasileños, otros tantos descalabrados, el peor Pinheiro, que sufrió una gran herida en la cabeza que requirió varios puntos de sutura, producto de un botellazo de Puskas, famoso tanto por su gran calidad en el juego como por su temperamento explosivo.

En total, en el partido, se cometieron 42 faltas, hubo dos penales y tres expulsados, al finalizar el encuentro, hubo bronca general de jugadores, asistentes, público y hasta dirigentes, pero curiosamente la FIFA no impuso mayores sanciones después del escándalo. Algunos años más tarde el árbitro de ese encuentro, el inglés Arthur Ellis declaró: “Yo creía que sería el mejor juego que iba a ver. Yo estaba en la cumbre del fútbol del mundo, pero sólo fue una desilusión anticipada. Si la política o la religión tienen que ver con ello, no lo sé, pero en cualquier caso se comportaron como bestias. Fue una desgracia y la FIFA actuó como si no hubiera visto nada. Muchos miembros del comité tuvieron miedo de perder los viajes a atractivos sitios turísticos.

El Jornal do Sports de Brasil, publicaba el siguiente título: “Hemos sido víctimas de una maquinación y de una trampa de los europeos”. Después del Mundial, la delegación brasileña denunció ante la FIFA, que el árbitro inglés, Arthur Ellis, había actuado: al servicio del comunismo internacional, contra la Civilización Occidental y Cristiana.” Curiosidades de las épocas de la guerra fría.

Hay quienes piensan que de aquí surge la expresión “cámara húngara” que algunos relatores utilizan en las transmisiones de fútbol. Concretamente, en México, se le atribuye al cronista Fernando Luengas el haber introducido dicha frase en las transmisiones de los partidos, durante alguna refriega entre los jugadores, expresando: “¡Y se armó la cámara húngara!”. Sin embargo, existen dudas acerca de si la expresión como tal tiene su origen por los incidentes de la batalla de Berna, ya que hay registros del uso de la expresión “cámara húngara” mucho antes de 1954. En el ámbito deportivo, hay registros de su uso en crónicas de boxeo y de béisbol allá por la década de 1940.

József Bozsik, el jugador diputado.

A finales del siglo XIX y ya entrado el siglo XX, la Cámara Húngara de Diputados, se hizo célebre por el calor de sus sesiones, que no pocas veces terminaban en trifulca. Como ejemplo, lo que publicó el semanario madrileño El Fusil, en su edición del 15 de junio de 1912: “Ya leerían ustedes la culebra que se armó en la Cámara Húngara hace pocos días. Gritos, silbidos, bastonazos, insultos a la presidencia, los guardias de orden público entrando al salón de sesiones y llevándose a rastras a cuatro, a diez, a veinticinco, a cincuenta diputados de la oposición.  Y como broche digno de tal libro, un diputado de los extraídos que logra escapar de la delega, y saltando por la tribuna de la prensa, le descerraja dos tiros al presidente y luego se pega el dos o tres y cae revolcándose en un charco de sangre…”

Si bien el origen de la frase “cámara húngara” parece ser anterior a 1954, fue sin duda la gran popularidad del fútbol, la que diseminó dicha expresión, de manera que hoy día todos la asocian con la batalla de Berna. Dos últimas curiosidades: La primera, ese fue el primer Mundial en que Brasil utilizó la ahora legendaria camiseta amarilla. Anteriormente Brasil vestía una elegante camisa blanca con cuello y mangas azules, pero el Maracanazo condenó a la camisa blanca al olvido, al considerársela de mal augurio. La segunda, el húngaro Bozsik, expulsado durante el juego, estaba en la Cámara Húngara, literalmente. Además de futbolista, era diputado en el Parlamento de su país.

Fuente: Terry Crouch: The World Cup, The Complete History (2002)

Anuncios

Acerca de evargasrivero

La estrella que ilumina y mata
Esta entrada fue publicada en Futbol Internacional, Historia del fútbol. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Historias de fútbol – La batalla de Berna

  1. Pingback: Tweets that mention Historias de fútbol – La batalla de Berna. | Trequartistai -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s