Del J.J. y otros demonios

Dentro de nuestro México existen múltiples y variables historias de lo más inverosímiles e increíbles. Una de esas historias es la del famoso José Jorge Balderas, quien es mejor conocido como el “J.J.”. Originario de Mazatlán, Sinaloa, se ostenta como empresario del transporte, y de acuerdo con un informe de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, presunto agresor del jugador americanista: Salvador Cabañas.

Lo trágico del asunto es la presencia e importancia mediática que le damos a este tipo de personajes, deportivamente hablando y de manera estricta, nosotros no deberíamos siquiera mencionarlos en argumentos extradeportivos, pero dado que es una trama de “moda” y nuestro blog respeta todo tipo de opiniones, hablaremos un poco al respecto del tema, y tocaremos otros demonios que atemorizan en este lindo país.

Todos conocemos que en México hay carencia de muchas cosas, una de las más importantes y de mayor consideración es la falta de verdaderos líderes; guías que se apeguen a lo que dicen y que sean congruentes en lo que hacen; conformen valores y den esperanza al pueblo mexicano. Desafortunadamente, vemos que en el ámbito político, económico y social no existen verdaderos dirigentes que atiendan nuestra identidad y en ella se vea una conciencia social. Al no existir este tipo de liderazgo en nuestro país, y no ser cubierta la necesidad de tener una imagen fuerte a quién emular, es fácil perderse entre los llamados “líderes de barro”, y en este tema el fútbol  no es la excepción.

Consiguiente al tema de liderazgo, existe el factor del conformismo en el fútbol mexicano y su entorno, se realzan como “dioses” a los futbolistas destacados, sean nacionales o extranjeros, este es el caso de Salvador Cabañas, jugador paraguayo que ciertamente cumplía con las expectativas goleadoras del América y sus aficionados, mismos que últimamente se han tenido que conformar con una interminable serie de pobres resultados y una directiva por demás ineficaz.

Hablar de la efectividad de Cabañas es ineludible, tanto para su club como para su selección era indispensable, y pasaba por un momento espectacular en su carrera, era como una novela romántica que sólo esperaba consagrarse con una buena actuación en el Mundial. Sin embargo, esto fue parte del motivo de su tragedia, tal y como si Homero estuviese narrando La Ilíada, en donde Aquiles muere por un trágico golpe de suerte; Cabañas encontró en su fama y privilegios el fin de una carrera por demás ascendente y espectacular.

¿A quién culpar? Podemos iniciar la lista con los directivos del fútbol mexicano, por no imponer un Código de Ética entre ellos y los futbolistas , árbitros, utileros; entre los involucrados en los clubes y la selección; a los privilegios económicos con los que viven de un día a otro un futbolista bien pagado, en donde en muchos casos se asemeja al boxeador, en el sentido de que son jóvenes que vienen de un extracto social bajo y que se ven envueltos en billetes solo para perderse en los vicios de distinta índole, en fiestas y fama efímera. Podríamos culpar a los comunicadores, por sus falsas campañas y promesas incumplidas. En fin, un número infinituo de gente que se afana por pregonar que somos una sociedad con un fútbol de primer mundo.

Volviendo al tema del J.J., repasando lo que distintos medios de comunicación le “sacaron” como entrevista, nos damos cuenta de que la exhibición mediática de presuntos delincuentes como el J.J., y el que se permita a la televisión entrevistarlos antes de consignarlos, viola el debido proceso y el derecho de presunción de inocencia, y debilita la credibilidad de las autoridades. Al respecto, el conocido jurista Miguel Carbonell comenta: “Estamos creando tribunales mediáticos, una justicia para la televisión, pero esto no se corresponde ni con el debido proceso ni con el resultado que los eventuales juicios puedan tener al concluir”, entonces nuevamente nos encontramos con que en nuestro país no contamos con una cultura cívica con valores.

Para terminar el tema me gustaría dejarles una pequeña reflexión, “México es un país de increíbles riquezas y gente valiosa, sin embargo, somos lo que somos por el conformismo y la apatía que mostramos entre nosotros, tenemos que darnos cuenta de que hay que retomar las raíces, los valores y la justicia que deseamos para que se transforme al país de una manera lenta pero concisa, poco a poco estaremos mejorándonos  y como consecuencia mejorando nuestros diferentes entornos, incluido el fútbol soccer”.

Les agradezco su lectura.

Peace!!!

Lex

Anuncios

Acerca de alexogardea

Me interesa escribir por hobby, me gusta encontrar gente interesante y conocer un mundo de curiosidades para poder contarsela a quien las quiera escuchar.
Esta entrada fue publicada en Fútbol Mexico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s