El Proyecto de Pumas – Fallas y defectos

En los últimos años, y a lo largo del mundo, parece estarse retomando aquella filosofía de desarrollar jugadores canteranos para hacerlos estrellas. Durante un tiempo esto fue reemplazado por la política de comprar jugadores del extranjero o de otros equipos y a partir de ellos crear un sistema para darle títulos a la institución. Sin embargo, y aunque muchos clubes nunca abandonaron su política de crear jugadores, desde que el Barcelona ha logrado ganar todo con jugadores de su cantera (y algunos refuerzos), se ha vuelto moda tratar de emular el tipo de proyecto que tienen los catalanes.

No estoy diciendo que aluna vez desapareció por completo el hecho de formar jugadores, o que dominó plenamente el de comprarlos de otros clubes, por ser más fácil, pero no se necesita de un genio para encontrar el patrón. Vemos que Barcelona ha logrado todo con su cantera, y que equipos como Arsenal y Manchester United siempre siguieron con su proyecto (que incluye ‘importar’ talentos jóvenes y desarrollarlos desde los 16-19 años), pero que equipos como Real Madrid, América (hasta cierto punto mixto), Chelsea, Manchester City, entre otros, prefieren comprar el crédito de los demás con el mero interés de ganar trofeos con el simple hecho de ponerlos en la cancha.

En los últimos años hemos visto como cada vez más clubes prefieren jalar jugadores de su cantera, formarlos y desarrollarlos para ganar trofeos con su propio mérito (desde fuerzas básicas, o sea, escuelas de fútbol a los que los jóvenes quieran asistir), que salir a comprar al mercado. Tenemos en Argentina a La Academia del fútbol, Racing de Avellaneda, y a su eterno rival, Independiente, que apuestan por ese proyecto, al igual que lo hace ahora Boca Juniors. En Europa seguimos teniendo al Barcelona, Arsenal, Manchester United, Valencia (también hasta cierto punto), y la Liga Portuguesa.

Llegamos entonces, a uno de los proyectos que pretenden asimilar esta política de nuevo en México, los Pumas de la UNAM. Sabemos que Pumas tiene un amplio, muy, muy amplio historial de formar jugadores que se transforman en estrellas y que hasta han sido la base de la selección nacional, y que nunca han dejado de producir. Los nuevos dirigentes del club, el señor Mahbub y el señor Trejo, apuestan por el proyecto de “Mexicanizar” el club con pura gente de cantera, y exportar jugadores como lo hacían antes, y como lo han hecho con Pablo Barrera y Efraín Juárez. Sin embargo, si las cosas se van a hacer, se deben hacer bien, y en Pumas veo muchísimos huecos que se deben cubrir antes de seguir un proyecto tan díficil como el que pretenden hacer.

Primeramente, parece que en Pumas la única apuesta es sacar al jugador de la cantera y arrojarlo a la cancha a jugar, aunque sea poco a poco. ‘Tuca’ Ferretti prometía hacer eso pero, la verdad, se hacía [introduzca adjetivo peyorativo aquí]. Honestamente, durante 4 años, ‘Tuca’ debutó a muy pocos jóvenes, y a los que ponía a jugar, les costó muchísimo consolidarse, por eso de las ‘jerarquías’. Pero olvidemos al señor que ya no está. Memo Vásquez Jr., a pesar de su poca experiencia, me parece un mejor estratega. No tardó mucho en darse cuenta que el 4-4-2 parece ya obsoleto y no cualquier equipo puede jugarlo, y decidió cambiarlo a 3-4-3, de lo que ya hemos hablado anteriormente. Sin embargo, ahora existen más obstáculos.

Para hacer que un proyecto de cantera explote al máximo, se necesitan recursos, para invertir en la formación de los jugadores, y para reforzar al equipo, porque es sabido que un equipo atascado de jóvenes va a terminar pagándolas, y el proyecto puede ser un desastre. En Pumas se tienen extranjeros, Darío Verón (que llegó desde 2003) sigue siendo un referente defensivo importantísimo en Pumas, y lo voy a tomar de ejemplo para llegar al punto. Cuando Pikolín (el defensa) debutó, su posicionamiento dejaba mucho que desear, y cada vez que agarraba el balón los aficionados universitarios sudaban de más. Sin embargo, el hecho de jugar junto a uno de los mejores centrales de fútbol mexicano le ha brindado mucha confianza, aprendizaje, y le ha hecho mejorar muchísimo, al punto de transformarse en un central más que confiable. Además de Verón, están Martín Bravo y Dante López (considerando a Leandro como mexicano y como ya parte del club por toda la trayectoria que tiene en Pumas); fuera de ellos, no hay más extranjeros.

¡Qué maravilloso parece todo lo anterior! Un ejemplo a seguir, diría uno. No obstante, se presentan huecos en el proyecto. Primeramente, el hecho de tener algunos ‘estorbos’ o ‘bultos’ como le llaman algunos aficionados pumas, como lo son Palencia, a veces Dante López y Cacho, y hasta eso se decía de Bernal, y cuando estaban Iñiguez y Luis Humberto González, también. Ahora ya no están tres de esos jugadores, y sus salidas se tapan con la cantera. Ahora, el promedio de edad de Pumas va bajando, pero con eso, va bajando el nivel de experiencia que hay en la cancha. Los jóvenes que van debutando y que necesitan (y repito, necesitan) ejemplo a seguir en la cancha, se quedan con lo que ven en televisión, ya que dentro del club hay muy poco para guiarse. En la defensa está Verón, en la media Leandro y Castro, y adelante… er… Palencia, y Dante. No puedo ser el único que ve el hueco ahí. Digo, para un equipo que juegue un partido de trámite con eso y jóvenes es suficiente, pero para un equipo que pretende formar jugadores, necesitan más.

Los jóvenes necesitan ejemplos a seguir, jugadores que no estorben su formación, pero que les enseñen cosas como posicionamiento, recorridos, tiempos, paciencia, cambios de ritmo en los partidos, relevos, etc. cosas que sólo se aprenden con minutos en la cancha, y con alguien que enseñe como hacerlos, como sería el ejemplo de Verón-Palacios. En Pumas no se trae a nadie, simplemente se arrojan a los jugadores a la guerra y que ahí los “medio-experimentados” (entiéndase Velarde, Chiapas, y Espinoza) y los experimentados (que son pocos, luchando por su trabajo) les enseñen. Por eso no es sorpresa que Pumas de pronto deje de dar resultados, o que no dé los resultados que se esperan. Se dice que es un proyecto a largo plazo, pero ya llevan varios años y sólo han producido dos jugadores de selección nacional (no estoy contando ni a Leandro ni a Castro porque eran ya consolidados en Pumas) y exportados, y nada más, sólo jugadores talentosos arrojados a la cancha.

Yo me pregunto, ¿a dónde se va el dinero del campeonato, el de cada torneo, y el de los sueldos que se dejan de pagar (Barrera, Bernal, Juárez, Tuca)? Pumas necesita traer jugadores, tal vez no muchos, pero necesitan jugadores que dentro de la cancha enseñen a los jóvenes, y los guíen, además de un creativo, que sus diferentes sistemas han pedido a gritos por años. Ojo, y repito, jugadores que tengan algo que darle al club, que enseñen a los jóvenes, y que no tapen su formación. El proyecto es bueno, y motivador para muchos aficionados universitarios, pero tiene muchos huecos que no se sabe por qué no se cubren, diendo básicos de la formación de jugadores.

Con todo y lo anterior, a base de corazón y entrega, Pumas llegó hasta las semifinales y vendió cara su eliminación, pero en momentos claves, faltó esa chispa de experiencia que les dijera “ahora relaja, ahora ataca, ahora mantén la posesión”. Me sigo preguntando ¿en dónde está todo ese dinero, señor Mahbub, señor Trejo? Hay varios agentes libres (o ha habido) que pueden darle al club lo que necesita en esos aspectos. No deben ser roñosos, y deben seguir el proyecto como debe ser uno de esa talla, no son cualquier equipo, representan a la máxima casa de estudios. Pueden ver que el Barcelona mezcla cantera con refuerzos de calidad, y que a los jugadores que tienen ahora los guiaron otros de talla mundial como Ronaldinho, Deco, Larsson, Eto’o, Van Bronckhorst, etc.

El proyecto de Pumas es contrastante, ya que deja mucho que desear, pero reluce a la cantera, aunque ya no sabemos si por avaricia, corrupción, o simple necedad.

Felices fiestas a todos los lectores.

Cállate, Pancho.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fútbol Mexico. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Proyecto de Pumas – Fallas y defectos

  1. juan dijo:

    buena nota !! si estoy deacuerdo en todo si vas a jugarla con chavos tus extranjeros o refuerzos deben ser de primer nivel, como lo fue tuca como jugador, ya ni hablar de cabhino, si no mandas a los jovenes a morir ya que el grueso de la aficion no ve los movimientos ni lo tactico de los partidos solo los resultados o ve a medias como digo yo, por decir ven que X jugador canterano pierde todos los balones y ya lo quieren linchar, pero no observan que es porque nadie hace piques nadie se mueve y acaban por liquidarlo por falta de espacios, ejemplo Javier cortes tiene gran recorrido pero nadie se bota para recibir o lo dejan solo en toda la banda, claro que termina por ser liquidado..

  2. Jalex dijo:

    Buena entrada y todo lo que dices es verdad, a pesar de ello insisto que todo se debe hacer por pasos y al momento, lo más importante es deshacerse del peso muerto (nada más 7 jugadores) y en ese entonces sí traer a dos refuerzos como Verón.

    Antes de eso, sólo pedir refuerzos es un pase directo a hacernos de más peso muerto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s