Waka Waka: Ahora por Mazembe

Antes del Mundial de Sudáfrica, la gente en ánimos naturales y positivos de predecir, daba como factible el hecho de que un equipo africano diera la campanada y se colara a las semifinales del mayor torneo futbolístico a nivel de selecciones. Lo cierto es que África decepcionó en su mundial, quitando Ghana que dio la cara luchando hasta el final con Uruguay. Sin embargo, el tiempo de África llegó en perfecta sincronía en el Mundial de Clubes de la FIFA de este año, celebrándose en Abu Dhabi.

El Tout Puissant Mazembe Englebert (Tout Puissant significa ‘Todopoderoso’ en francés) de la República Democrática del Congo (antes Zaire, antes Congo Belga; y que no tiene nada que ver con otro país también llamado Congo) llegó a este Mundialito de Clubes venciendo en la final de la Copa Africana de Campeones al Espérance de Túnez. Con ello además se volvió bicampeón de dicho torneo, ya que en el 2009 venció en la final al Heartland FC de Nigeria. Sin embargo en 2009, también en Abu Dhabi, el equipo africano falló en impresionar cayendo en su primer partido contra el Pohang de Corea del Sur y quedando penúltimo de dicho torneo que ganó el Barcelona. Sin embargo, quien pensaría que este año tienen el segundo lugar asegurado junto con una jugosísima prima de petro-FIFA-dólares (que no le caerán nada mal a un club al que Adidas le regala los uniformes para esta justa deportiva).

El representativo congoleño puede parecer rústico en varias facetas de lo que representa un equipo de fútbol. A veces pecan de inocentes en la elaboración de jugadas y cometen faltas torpes e innecesarias. Sin embargo eso lo enmiendan con la brutal velocidad al contragolpe, con mucho ánimo y ganas, con un orden táctico defensivo eficiente (raro en los equipos africanos) y con un portero típico del continente: extravagante, de reflejos rápidos y con un gran salto. (¿Enyeama, alguien?) Además, cuentan con una habilidad para hacer jugadas que nadie espera (pases al hueco flamboyantes, sombreros, túneles y bicicletas que hacen a Guiñazu  parecer defensor de liga amateur de fútbol 7). Esta mezcla tan explosiva y tan inesperada es lo que hace al equipo de la ciudad de Lubumbashi tan deliciosamente refrescante y peligroso. Ese collage de exotismo, inocencia, habilidad y velocidad es su principal fortaleza. Los equipos como Pachuca o Internacional de Porto Alegre así llegaron bastante confiados, sin esperar que este equipo pudiera ofrecer gran cosa. Y oh, que equivocados estaban.

Seré un romántico del fútbol, pero es positivo para el fútbol tener esta clase de ‘caballos negros’. Los típicos ‘rompequinielas’. Los más recientes que recuerdo, siendo a nivel internacional y de selecciones, son Grecia en la Eurocopa del 2004 e Iraq en la Copa Asiática del 2007. Y ahora el Mazembe, que es un verdadero gusto de ver con todo y sus excentricidades. Desde el portero Kidiaba (que es un héroe de los 3 palos con todo y su peinado y el ‘gallinazo’ de Mario Bezares) hasta el ‘cerebro’ del equipo que es Kabangu; el Mazembe es sin lugar a dudas un equipo que esta haciendo historia y que se recordará por muchos años. Contando con una mayoría de jugadores congoleños, junto con 2 de Zambia y 2 cameruneses, el Mazembe es sin lugar a dudas uno de los mejores equipos que ha representado a África tanto a nivel de clubes como a nivel de selecciones. Y solo hay que ver las estadísticas y la historia de este equipo para comprobarlo. No sería sorpresa ver a alguno de estos jugadores pronto en una liga europea como la francesa, la suiza o la belga. Y no es sorpresa ya el crecimiento tan brutal y acelerado del fútbol africano, con todo y sus carencias. Quizás esta es la prueba última para que el mundo del balón vea más a África y nunca vuelva a subestimar a un equipo de este corte.

Cada vez se acortan más las distancias en este hermoso deporte. Cada vez hay menos rivales chicos y los partidos son para jugarse. Eso lo tiene que entender Rafael Benítez y su alicaído Inter de Milán. Mañana se enfrentan a un equipo surcoreano, el Seongnam, que puede complicarles la existencia. Y si llega a estar en la final el conjunto nerazzurro; el Mazembe puede hacerle pasar un mal rato (sobretodo si los subestiman). Uno pensaría que la guillotina al pescuezo de Benítez tendría manufactura brasileña. Sin embargo, puede ser que en África hagan mejores lanzas al corazón.

Allez, Mazembe.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mundial de Clubes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s