Más que un equipo – Los Galácticos Originales

Escrito por Daniel Mason, blogger de Bagsynotin.net.

Traducido por Leonard H. Waldman.

—————————————————————-

Mientras Real Madrid y Florentino Pérez comienzan a construir lo que esperan sea una nueva dinastía “Galáctica” bajo el mando de José Mourinho, deseando añadir su décima Champions League a sus muy honorables y envidiables vitrinas, les será muy díficil igualar la era original de Galácticos; un equipo que ha sido, indudablemente, uno de los más exitosos en la historia.

Este increíble equipo de Real Madrid se comenzó a cimentar en 1945, cuando el ex-capitán Santiago Bernabeú Yeste asumió como presidente del club. Bernabeú había sido un delantero implacable para el Madrid, habiendo anotado más de doscientos goles para el club, para posteriormente trabajar para el club como director, asistente, y técnico del club. Pero entonces vendría la Guerra Civil, y las cosas cambiarían.

Después de la Guerra Civil Española, Bernabeú regresó al club de sus amores, sólo para encontrarlo en un estado casi muerto, dadas las desapariciones o muertes de varios oficiales del club, así como el robo de varios trofeos. El Madrid también tendría que competir contra un equipo establecido y ganador, el Atlético Aviación (ahora Atlético Madrid), y no recibiría dinero del gobierno para su reconstrucción. Bernabeú tendría que reconstruir el equipo completamente desde el banquillo, buscando algunos ex-jugadores y oficiales para asistirse. En 1943, tras encuentros violentos entre las hinchadas en “El Clásico”, el gobierno obligó a ambos clubes a encontrar nuevos presidentes, y Santiago tomaría las riendas del club desde lo más alto.

Bernabeú quedaba, entonces, a cargo de la re-estructuración del club merengue en todos los niveles, incluso construyendo el estadio más grande de Europa en aquel tiempo, del que fue mencionado “un estadio tan grande para un club tan pequeño”, además de construirle al club su primer campo de entrenamiento, la Ciudad Deportiva, para proteger el campo del estadio. Hecho esto, el verdadero cambió comenzó en 1953, cuando los Galácticos empezaron a aparecer. Dichos Galácticos contenían figuras como Alfredo Di Stéfano, Luis Molowny, Miguel Muñoz, Francisco Gento y Vicente del Bosque, entre muchos otros.

En 1953 la directiva decidió traer al banquillo al Uruguayo Enrique Fernández, quién llevó al equipo plagado de estrellas a ganar su primer Liga desde que el plantel dirigido por Robert Firth lo había logrado en 1933. Este equipo (el de Fernández) incluso logró encontrar un “hueco legal” en las reglas de extranjeros, por lo que Real Madrid logró naturalizar a Alfredo Di Stéfano y Ferenc Puskas, quienes jugaban como españoles en lugar de formar parte de los tres extranjeros, y así el Madrid podía añadir estrellas de otras partes del mundo.

En 1954 el Madrid tuvo un lento incio de temporada, lo que llevó a Bernabeú a la conclusión de que un nuevo entrenador era requerido, y José Villalonga fue contratado para traer éxito rapidamente. (Algunos meses antes, Bernabeú negociaba con la revista L’Equipe sobre una potencial competencia para elegir al mejor club de Europa). Villalonga hizo un excelente trabajo al frente del Madrid, llevándolo a ganar dos ligas y las dos iniciantes Copas Europeas en su periodo de tres años al mando, e incluso sigue siendo el entrenador más joven en levantar la copa. Sin embargo, al mero estilo español, fue removido del cargo en 1957, para ser remplazado por Luis Carniglia.

Cuando Carniglia fue elegido como entrenador del Madrid en 1957, adquirió un equipo que derrochaba talento, y al cual se le añadía de cuando en vez durante su mandato, incluyendo el fichaje del húngaro, entonces “gordo”, Ferenc Puskas, a quién Carniglia no quería. No obstante, y después de hacer bajar al “gordito” de peso, la primer temporada de Luis terminó con La Liga y la Copa Europea.

En 1958 el Madrid ganó la Copa Europea, (esta era una era muy diferente de Galácticos, contraria a la de las últimas generaciones en la historia del Madrid), y después del terrorífico incidente aéreo en el aereopuerto de Munich, en el cual ocho jugadores del Manchester United perdieron la vida, además de otras quince personas, el Madrid le ofreció al club inglés el trofeo en memoria de los que habían perecido. La oferta fue rechazada por el United, que alegó que no aceptaría el trofeo porque de hecho no lo había ganado, y se sentiría incómodo al recibir un trofeo que no había merecido. Este hecho quedará para siempre marcado como una gigantesca muestra de humildad, característica de ese cuadro blanco.

El siguiente año el Madrid retendría ambos trofeos, pero Carniglia perdería su trabajo como resultado de no haber seleccionado a Ferenc Puskas, quién era de los últimos Galácticos de Bernabeú. Después del despido de Luis, el Madrid buscaba sucesor, y entonces contrataron al paraguayo Manuel Fleitas.

Durante el mandato de Fletias, el Madrid dio un pequeño paso hacia atrás, ya que el Barcelona venció en la Liga, pero el equipo blanco mantuvo la Copa de Europa. La falta de éxito durante este tiempo hizo que el Real buscará, de nuevo, un técnico, lo que los llevó a Miguel Muñoz, quién era el entrenador del equipo “B”, y le dieron el gran trabajo en Abril, tras su exitosa carrera como jugador y capitán.

Muñoz ausmió las riendas de un equipo el cual perseguía, casi imposiblemente, la Liga. Como resultado de eso, toda la atención de fue hacia la Copa Europea, la cual pretendían ganar en varias ocasiones consecutivas. Muñoz trabajaba en el equipo muy profesionalmente, añadiendo técnicas de entrenamiento que le habían llevado a ser un exitoso jugador hasta sus 36 años de edad. En su primera temporada, logró quedarse con la Copa Europea, en un encuentro clásico en Hampden Park, que los blancos ganaron al Eintracht Frankfurt por 7-3. En aquel juego, Di Stéfano hizo tres goles, pero aún así fue eclipsado por Puskas, quien, ayudado por su letal pierna izquierda, anotó cuatro después de que el Frankfurt se había puesto adelante. Este partido le permitió al Real quedarse la Copa para sí mismos, ya que la habían ganado por quinta vez.

Durante el siguiente año el Madrid no participó en la copa ya que no habían sido campeones españoles. Sin embargo, pusieron todo el esfuerzo en ganar la Liga para regresar a la competición europea, de la cual sentían que era su verdadero lugar. En su ausencia, el Barcelona llegó a la final, sólo para ser derrotados por los campeones portugueses, Benfica.

El Madrid estaba de vuelta compitiendo en todos los frentes en 1962, y en todos fueron competitivos, ya que retuvieron la Liga de España, pero fueron derrotados en otra fantástica final de Copa Europea por el Benfica, en un partido que finalizó 5-3, y en el cual Puskas hizo un hat-trick, convirtiéndose en el primer jugador en lograr dos hat-tricks en la final de la Copa Europea, algo que nunca se ha repetido.

El siguiente año vio al Madrid desempeñarse pobremente en la Copa Europea, siendo eliminado en las rondas preliminares por el club belga Anderlecht, 4-3 en el marcador global. Sin embargo, esto fue compensado por el equipo, que retuvo la Liga, lo cual aseguraría su estancia en la competencial europea por la siguiente temporada para intentar recuperar la gloria que habían obtenido durante el transcurso de la segunda parte de la década de los 50’s. Bernabeú tomó la ¿mala? decisión de mantener a Muñoz en el banquillo dada la gran popularidad que este tenía entre los fanáticos por su pasado en el club.

Los Blancos entraron a la siguiente temporada todavía con mas empatía, y consiguieron otro trofeo de Liga, así como compensar por las decepciones de años pasados, llegando a la final de la Copa Europea. Ya ahí, fueron vencidos por el Internazionale en un 3-1 en el cual Sandro Mazzola se llevó los honores y las palmas, tras anotar dos de los tres goles del Inter.

La siguiente temporada vio al Madrid caminar de nuevo triunfante con la Liga. Sin embargo, volvieron a decepcionarse en la Copa Europea, siendo eliminados en cuartos de final por el mismo Benfica que jugaría su cuarta final en cinco años, algo que sólo es superado por el Madrid inicial. Seguramente tras todo ese tiempo sin haber ganado el gran premio que significa la Copa Europea los fans y el presidente se habrían cansado del “fracaso” de Muñoz. ¿Seguramente?

Bueno, resulta ser que Madrid le tuvo fe al jóven Muñoz y le dieron otra oportunidad como director técnico del equipo, y terminaron con un sólo trofeo de nuevo. Pero esta vez las ccosas fueron un poco diferentes. Aunque el Madrid no logró ganar ni la Copa del Rey ni la Liga, terminaron la temporada con gran estilo, viniendo de atrás en veinte minutos para vencer 2-1 al Partizan de Belgrado, lo que dejó al club blanco festejando por todo el campo del Heysel Stadium con su sexta Copa Europea en diez años, un logro que nunca se había logrado, y que dificilmente se repetirá. Este periodo con Muñoz al frente le dejó al Madrid otros cuatro trofeos de Liga, lo que significa que es el técnico más exitoso, así como el más longevo, director técnico del club blanco en su ilustre historia.

Muñoz salió del club en 1974 tras haber ganado solamente una Copa del Rey en tres años.

Leer la entrada original: More Than a Team – Los Galácticos Originales

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Liga. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s