Hogar, agrio hogar – Post México 1-3 Argentina Parte 2

Hay mucha discusión y polémica en torno al partido en el que México fue eliminado de la copa del mundo a manos de Argentina.

En México se buscan culpables. Aguirre, Franco, Bautista, Osorio, Aguirre y Franco otra vez, son todos los principales traicioneros a la patria. A estos debemos de añadir el nombre de Roberto Rosetti, el árbitro italiano que pitó el juego. ¿Cúal de ellos es culpable? Todos, unos menos que otros, pero ninguno en el nivel en que todos los ponen.

Aguirre no planteó mal el partido, y de hecho México jugó bien hasta el gol de Tévez. Salcido y Guardado estuvieron cerca de anotar y la media cancha presionaba bien y mantenía la posesión del balón. Lo único que nunca entendí fue por qué Bautista comenzó el partido. El Bofo, según estadísticas del periódico Cancha, corrió menos que el ‘Conejo’. Incluso llegué a pensar que entró para patear a alguien y después sería substituido.

Justo cuando México jugaba mejor, un grosero error del árbitro manchó el partido y le dio la ventaja a Argentina. Carlos Tévez no tiene la culpa, él hizo su trabajo. Sin embargo, el árbitro y su asistente cometieron un grave error, y no sólo eso, sino que posteriormente, al ponerse hablar sobre el incidente tras ver las repeticiones en la TV del estadio, dieron falsas esperanzas al equipo Mexicano, y fue ahí donde cambió el partido. ¿Qué necesidad tenía Rosetti de ponerse a hablar con su asistente? Sólo dios sabe. Cuando se reanudó el partido, los mexicanos, como seres humanos que son, estaban con la cabeza caliente y desanimados, y comenzaron a acelerarse.

Todavía cuando México estaba tratando de componerse, Osorio sintió la presión y le regaló el balón a uno de los goleadores de La Liga Española de la temporada pasada, Gonzalo Higuaín, que hizo el 2-0 y conviritó a los jugadores mexicanos en seres desanimados tratando de volver a pensar en el partido. A los jugadores se les veía un sentimiento de frustración e impotencia gigantesco, y así se fueron al descanso.

Para el segundo tiempo Barrera reemplazó a Bautista y el equipo se volvió más ofensivo, aunque por momentos no tenía el balón y Argentina seguía arriba. Fue entonces cuando Tévez tomó el balón y lo dejaron disparar. Me pregunto si el hecho de estudiar a Messi extensivamente hizo que los mexicanos no estudiaran a Tévez, y lo dejaran explotar una de sus cualidades. El 3-0 acabó con todo, México estaba fuera de Sudáfrica.

Posteriormente, Maradona mostró sus habilidades tácticas básicas, e hizo cambios obvios, pero los hizo mal, lo cual le dio a México mayor posesión, empuje, y hasta un gol del Chicharito. Aguirre introdujo al enemigo público Franco buscando aprovechar espacios, pero nuevamente mostró el bache futbolístico por el que pasa. Finalmente, el sueño terminó, y Argentina nos echó del mundial. Así de simple y complejo a la vez.

Por supuesto en México ya encontramos a los niños villanos y ya tenemos la cruces preparadas sin en verdad estar mirando todo objetivamente. En mi opinión, si alguien precisa ser crucificado, es la FMF, pero como siempre, los culpables están en la cancha y en el banquillo, porque eso dijo la prensa.

¿Con qué nos quedamos? Un gran sentimiento de impotencia. Buscábamos la revancha, y parecía que estábamos en posición de lograrla, hasta que errores nos dejaron fuera de combate. Frustración, enojo, tristeza, decepción. El mundial trajo muchas esperanzas, pocas alegrías, grandes odios, y deja relucir el paso abajo que estamos de las potencias mundiales.

¿Culpables? Todos tenemos nuestro grado. Aguirre se excedió en algunos aspectos, Franco se forzó a jugar lastimado, Bautista fue él mismo, Osorio cometió un error en el peor momento, la FMF es un mar de corrupción, los medios manipulan la información y exageran en la presión sobre los jugadores y el técnico, apenas dejándolos trabajar, y la afición persigue un sueño ciego. Todos, finalmente, regresamos al mismo lugar: el agrio hogar.

Serán otros cuatro años hasta el próximo mundial. El lado positivo es que la generación de jóvenes llegará mucho más madura. Chicharito, Barrera, Giovani, Juárez, Vela, Moreno, incluso Guardado, y los que vengan, irán a Brasil (esperemos) siendo mejores jugadores. La selección va hacia arriba desde 2006, hacia 2010, y ahora hacia 2014. Un aspecto para recalcar, es que la mayoría de estos jugarán en Europa, y eso es lo mejor para el fútbol nacional, no sólo porque son las ligas importantes, sino porque la liga mexicana está llena de la basura que se maneja en los clubes y en la federación. México sale adelante por deseo, más no porque tengamos un sistema excelso de desarrollo futbolístico o un proyecto a respetar.

La derrota pasará, y volveremos a donde estamos siempre, pero si algo hemos mostrado, es deseo y hambre. México necesita un técnico sabio y con personalidad para mandar a volar a la prensa, aunque no tanto a la corrupta federación (lo siento Zizinho, sino nadie va a dirigir a la selección nunca, y no van a llamar a ‘Joni Joni’), y que los jugadores sigan mostrando esa ambición de ganar y poner el nombre del país en alto. Afortunadamente la mayoría juega en el extranjero, porque desde adentro parece muy difícil hacer cualquier cosa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s