Todos amamos ser técnicos. Mejor, disfruta el fútbol.

“‘Cause every single one of us

loves being a manager

loves being a manager

loves being a manager

‘cause every single one of us

loves being a manager”


El mundo parece haber entrado en la época en que todo mundo sabe de fútbol. Justo una semana antes del mundial, todos somos maestros de fútbol y tenemos un doctorado en dirección técnica. Incluso, ser analista deportivo durante estos meses es lo mismo que ser vendedor de periódico, zapatero, plomero, herrero, vendedor de casas, maestro, albañil, administrador de empresas, doctor, jefe de ventas de una macroempresa, pero con un poco más de atención.

Todo mundo conoce a la perfección la función de Carlos Vela como delantero, la de Giovani dos Santos en la banda (y de punta, y de delantero de apoyo, y de enlace, y de lo que más convenga). Todo mundo sabe cómo se organiza mejor la defensa porque ha visto al ‘Maza’ tres veces en los últimos dos años, y porque Paul Aguilar (que sí, se llama Paul) corre mucho y por eso es buen lateral.

Es del dominio público saber que Cuauhtemoc Blanco puede jugar adelante de los enlaces, atrás de los extremos delanteros interiores, en medio de los contenciones que igual no sirven para nada porque Torrado juega en el Cruz Azul, atrás y adelante de la media cancha y los tres delanteros que tienen que regresar para no perder el mediocampo, y demás cosas que tienen tanto sentido como la novela de las 10, Soy Tu Dueña.

Hoy podemos salir a la calle y hablar como verdaderos técnicos sobre la situación de la selección y decir una bola de impertinencias sin que nadie se dé cuenta, o bueno, sin que muchos se den cuenta. Este es un ejemplo de una conversación que tienen Willy y Carlos Alberto cuando se encuentran en el elevador de las instalaciones de la empresa en la que comparten trabajo, que llamaremos “La Aflicción”

“-Hey, ¿cómo te va? ¿viste a la selección ayer?

.- Claro, son malísimos, el venado medina es malísimo, no sé que hace ahí.

-Yo tampoco, y Paul Aguilar no sabe defender y Torres Nilo no es defensa. La selección necesita que Aguirre se dé cuenta que tenemos que atacar más por la banda con Barrera, Guardado, y que Giovani, Vela, Blanco, el Guille y el Chicharito les ayuden a meter goles porque en serio juegan muy mal. No pueden atacar y no pueden defender, todos tienen que hacer labores defensivas como interiores que regresen a cubrir, y no dejen a Efraín, Torrado, Márquez, el Maza, el Conejo, y Michel solos cubriendo. ¡Intolerable!

.-Estoy de acuerdo, la selección no sabe jugar y vamos a hacer el ridículo, no hay esperanza. Además, ahora que Aguirre (y no la federación, porque son una bola de ángeles) corrió a Jona’ vamos a perder mas pases largos porque Jona’ juega en el mejor equipo del mundo atrás de Xavi, Touré, Keyta, Iniesta, Busquets, etc. y no lo dejaron. El único malo es Aguirre.”

Pero esta es la conversación que tienen al día siguiente de que México derrota a una potencia europea, que ha sido varias veces campeona del mundo:

“-¿Qué tal la poderosísima selección ayer, eh?

.-Destrozamos a [inserte nombre de potencia europea aquí]. Aguirre es un maestro táctico, es un genio, con esto vamos a destrozar a Sudáfrica, Francia, y Uruguay. Todos los jugadores jugaron excelente, no sé para que necesitamos a Jona’ si con lo que tenemos dominamos a una selección tan buena.

-Estoy de acuerdo, creo que en este mundial se acercan cosas grandes. Yo no sé que preocupación existe entre todos por el equipo de Javier Aguirre, se nota que va a agarrando forma, no hay de que preocuparse. La alineación que pusimos fue excelente.”

Créanme, no es díficl encontrarse con esto. Es más, ni siquiera tienen que ir a los elevadores de las empresas, se puede encontrar algo similar en los medios de comunicación, donde la pluma parece estar muy barata. Basta asomarse a los periódicos y prestar un poco de atención en las columnas que se escriben cuando México pierde o cuando México gana.

Está bien, yo no soy un doctor en dirección técnica, pero dentro de lo que hago, procuro estar totalmente enterado y estudiado sobre todo lo que acontece en el mundo futbolístico, al menos de los temas que manejo. No hablo de Eslovenia porque no tengo casi nada de idea del fútbol ni de la selección de ese país. No hablo de la selección de Eslovaquia porque solamente conozco un jugador y eso por casualidad.

Evitemos la hipocresía. ¿Qué cuesta tan sólo apoyar a la selección?, ¿Tan necesario es que sepamos todo de fútbol?, ¿Cuál es la necesidad de hablar sobre un tema del que no estamos bien enterados? ¿estar a la moda?

¿Por qué no dejamos a Aguirre hacer su trabajo y le damos el respaldo a la selección? No es como que esté haciendo las cosas mal. Primero que nada, parece ya nadie acordarse cómo todos rogaban que Javier nos rescatara después de Eriksson, y cómo era el héroe nacional después del 5-0 a E.U. en la Copa de Oro. El mundial todavía ni empieza, y ya se le crucifica por ver a sus hombres en acción en partidos amistosos. Esto parece sólo pasar en este país, en el cual el técnico debe tener un equipo definido cinco meses antes del torneo y los experimentos no existen a pesar de tener que encontrar variantes para enfrentar a cada rival como mejor cree el técnico que debe enfrentársele. A cada equipo se le juega diferente, creo que eso es algo que a muchos se les olvida también.

Entonces, no andemos de hipócritas por el mundo hablando de lo que no sabemos. Si sabemos del tema hablamos y discutimos, pero nos mantenemos apegados a una idea y juicio. No cambiemos de parecer de un día al otro para intentar ser la voz del fútbol en nuestro círculo social (o país, en el caso de los medios de comunicación). Vivamos el fútbol, vivamos el mundial. Suframos, ríamos, lloremos, abracémonos, bebamos, comamos, reunámonos. Aprovechemos el fútbol y explótemoslo como es, entretenimiento. La empresa cervecera tiene razón, “el fútbol nos une”. Gritemos el gol con enjundia, insultemos al árbitro (lo siento árbitros, pero así es esto), exijamos lo mejor de cada uno de nuestros jugadores. Si podemos, discutamos. Todo mundo tiene su propia opinión y es respetable, siempre y cuando esté bien basada y argumentada.

Disfrutemos del fútbol.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Todos amamos ser técnicos. Mejor, disfruta el fútbol.

  1. Kathya dijo:

    Excelente artículo. Conozco a muchas personas asi, no me molesta, me parece hasta cierto punto hilarante hahaha. Me gusta como escribes =)

  2. Gracias, mujer 🙂 Me da gusto que te haya gustado.

  3. Daniel dijo:

    Jejeje. Aquí en Colombia es igual. Todo mundo lo sabe, e igual todo mundo sigue opinando de algo que no saben. Pero igual… todos tienen derecho a opinar!. El la facultad del huincha!! Bendita ignorancia 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s