La insoportable levedad de Ser…bia

Por Gustave J. Mercat

“La felicidad es el deseo de repetir.”– Milan Kundera, escritor checo. Frase extraída de su obra ‘La insoportable levedad del ser’.

Yugoslavia. Serbia & Montenegro. Y ahora: Serbia, a secas. Las ‘Beli Orlovi’ (Águilas Blancas) son un conjunto fuerte, con mucho coraje y en su mayoría formado por jóvenes. Heredera directa de la tradición e historia yugoslava de las décadas de los 60’s, 70’s y 80’s; la selección balcánica ha fallado desde siempre en ser Campeona del Mundo, ya sea arañando el cuarto lugar (Uruguay 1930, Chile 1962), siendo un rotundo fracaso (Alemania 2006) o ni siquiera calificando ya séase por pésimo nivel futbolístico (Corea-Japón 2002) o por su propia y sangrienta historia (Estados Unidos 1994). Serbia (ex-Yugoslavia) es de las selecciones nacionales con uno de los historiales mas irregulares dentro de la Copa del Mundo, pero la gran mayoría de las veces con jugadores de altísimo nivel. De ‘Caballo Negro’ a ultimo lugar del Mundial, Serbia trata este año de dar una sorpresa al mundo futbolístico… otra vez.

Desde sus tiempos yugoslavos, Serbia siempre ha sido considerada selección de segundo peldaño en Europa. Victima de la desintegración social, política y geográfica de lo que fue el poderoso Estado yugoslavo; Serbia busca un rumbo en el fútbol, compitiendo con lo que alguna vez fueron partes integrantes de su selección: croatas, eslovenos, montenegrinos, macedonios y bosnios. Podemos hacer un paréntesis para poder imaginarnos lo que seria una selección yugoslava en este 2010. Además de contar con talentos propiamente serbios como Vidić, Ivanović, Krasić o Stanković, dicha selección tendría a figuras como los croatas Modrić, Olić y Srna, al portero esloveno Handanović, a los montenegrinos Jovetić y Vucinić, a los bosnios Pjanić y Džeko junto al macedonio Pandev. Una selección que sin duda podría ser considerada, por lo menos, fuerte candidata a llegar alto. Sin embargo, la vida es lo que es y no lo que podría ser; por lo que Serbia podrá fantasear con el sueño de tener una selección así, pero nunca llegará lejos si sigue en semejante estado letárgico. A pesar de no contar con muchos de esos jugadores de talla mundial, Serbia cuenta con jugadores pertenecientes a grandes clubes y ligas europeas (Manchester United, Chelsea, Inter de Milán, et.al.) Los muchachos de los Balcanes pues, tienen una oportunidad para reivindicarse de una vez por todas y hacer que Serbia se reincorpore a planos mundiales a los que ya ha llegado. Además su afición, siempre fiel y leal, se merece una alegría futbolística después de tanto sufrimiento por el que han atravesado como pueblo (como todos los demás grupos étnicos de la zona). Su selección es la única que podrá decidir si dárselas o no.

Serbia llega al Mundial africano en un grupo que pinta complicado. Primero tiene que enfrentar a Ghana, que casualmente está dirigida por un serbio: Milovan Rajevac. ¿Quien mejor para conocer a los serbios que uno de ellos? Además, sin olvidar, el gran potencial y talento de esta selección de las ‘Estrellas Negras’ que cuenta con figuras como Muntari o Essien y es, junto con Costa de Marfil, la selección africana que aspira a llegar mas lejos. Después vienen los alemanes, de los cuales ni siquiera tenemos que ahondar mucho sobre ellos; todos conocemos sus grandes facultades y sus individualidades. Aunque no luzca tan fuerte para esta Copa del Mundo, hay que recordar que Alemania siempre es Alemania; y que la mayoría de las veces aparece en la fase de cuartos de final, como mínimo. Subestimar a los teutones puede ser un autentico suicidio para los balcánicos. Y por ultimo, está Australia. La selección insular actualmente se encuentra en un recambio generacional donde los Kewell y Cahill están dejándole su puesto a los Kennedy y Holman, por lo que aparentan ser la victima natural del grupo. No obstante, no se debe de olvidar la anterior Copa Mundial, donde los ‘socceroos’ clasificaron a octavos de final en un grupo en el que también participaban brasileños (que clasificaron como primer lugar) y croatas (que ‘supuestamente’ pintaban para ser el segundo lugar… además de ser una selección balcánica). Australia viene mejorando su nivel considerablemente, y aunque es algo disparatado decir que ya tiene un nivel similar al serbio; el considerarlos como victimas puede terminar resultando contraproducente. Es así que Serbia se enfrenta a un grupo que parece a primera vista peligroso y enigmático; por lo que es labor de Antić y sus pupilos el no confiarse y tampoco el darse por derrotados, si es que quieren aspirar a un puesto en octavos de final. La fortaleza mental y la concentración pintan mas vitales que otros recursos necesarios para poder superar exitosamente este grupo.

Como conjunto, Radomir Antić (un viejo y sabio lobo de mar) ha propuesto en una gran porción de partidos un 4-4-2, con capacidad de evolucionar en un 4-1-3-2 si la situación amerita el volverse mas defensivo. Para ello, la alineación ‘de lujo’ que ha presentado Serbia es a Vladimir Stojković (Wigan/Sporting CP) en el arco, una línea de cuatro con Aleksandar Kolarov (Lazio) de extremo izquierdo, Ivica Dragutinović (Sevilla) y Nemanja Vidić (Manchester United) como centrales y Branislav Ivanović (Chelsea) de extremo derecho. Sin lugar a dudas, una línea defensiva muy sólida y experimentada; sobretodo contando con uno de los mejores centrales del mundo como es el caso de Vidić. En el mediocampo tenemos al capitán y baluarte de la selección, Dejan Stanković (Internazionale de Milán) que es el factor de cambio de formación; él es el que cambia el clásico 4-4-2 por un mas defensivo 4-1-3-2, pasando de ser un abastecedor de balones a un contención. El resto del mediocampo lo forma Nenad Milijaš (Wolverhampton) que es el otro abastecedor de balones además de Stanković dentro del planteamiento 4-4-2; junto con Milan Jovanović (Standard de Lieja/Liverpool) como volante por izquierda y Miloš Krasić (CSKA Moscú), la grata revelación del club moscovita, como volante por derecha. El mediocampo serbio tiene un promedio de edad de 28 años, lo cual es un fiel reflejo de que además de fuerza física y experiencia, se tienen potencial dinámico y creativo. La mezcla perfecta para un gran mediocampo que aspira a jugar un buen Mundial. Finalmente, la delantera consta de dos atacantes fijos: Marko Pantelić (Ajax) que cuenta con 16 goles en 25 partidos disputados en la recién terminada temporada de la Eredivise; y de Nikola Žigić (Valencia/Racing de Santander) que acumula la, algo pobre cosecha, de 13 goles en 19 partidos jugados con la escuadra cantábrica durante esta temporada (que estuvo a préstamo). Quizás esta parte del equipo serbio es la menos atemorizante de todas; sin embargo la delantera serbia cuenta con experiencia que no se puede considerar menos. Cabe resaltar además de que los tiros de media y larga distancia (así como los tiros libres) de los mediocampistas son un arma a tomar en consideración (muchos de los goles en la eliminatoria fueron así, como en el partido contra Austria en Viena por poner un ejemplo), junto con los siempre ponzoñosos cabezazos de los defensores serbios en tiros de esquina. Finalmente, Serbia posee una buena banca para cualquier eventualidad o necesidad de cambiar la corriente del partido, como Neven Subotić (Borussia Dortmund) para cualquier posición defensiva, Zdravko Kuzmanović (Stuttgart) como sustituto para el mediocampo, o Danko Lazović (Zenit San Petersburgo) como recambio ideal para cualquiera de los delanteros. Serbia, sin lugar a dudas, cuenta con una muy buena escuadra; y darlos por eliminados del grupo sin que se juegue el Mundial puede ser algo apresurado.

La mesa esta servida para la república balcánica. La moneda está en el aire. ¿Será Serbia la misma decepción que fue hace cuatro años? ¿O será una Serbia sorprendente y que apantalle al mundo futbolístico? Eso, esta por verse a menos de un mes de la Copa del Mundo en Sudáfrica. Potencial hay. Calidad hay. Experiencia y talento, también. Lo único que resta es que Serbia deje de lado su incapacidad de trascender. Esa con la que carga desde hace mas de veinte años y que no le permite retomar niveles dignos a su pasado glorioso. “La realidad es mas que un sueño, mucho mas que un sueño”, menciona Kundera. Ninguna frase encaja mejor para la selección serbia y su insoportable levedad.

Puedes seguir a Gustave J. Mercat en twitter clickeando el link: @El_Gustau

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s