Super Size Me (o el crecimiento del fútbol estadounidense)

Por Gustave J. Mercat

“As Americans you live in a land rich with human resources and unlimited potential, where hopes and dreams frequently come true. During the years leading up to 2010, you have every opportunity to put the infrastructure in place to create an environment where the sport can move forward in a meaningful way.”- Carlos Queiroz, Director Técnico de Portugal, ex asistente técnico de Sir Alex Ferguson.

La MLS (Major League Soccer, por sus siglas en inglés) es una franquicia deportiva que comienza resultar redituable desde todos los aristas posibles: económico (y vaya que si), deportivo (se ha convertido recientemente en semillero de talentos estadounidenses en fútbol ‘soccer’) y hasta social (permite que los diversos inmigrantes en EUA, que gustan del fútbol, puedan encontrar algo que les apasione y los vincule a casa). Quizás el desarrollo de este deporte ha sido mas lento que en Rusia (ver mi articulo ‘Cuando el oso deja de hibernar…’), pero si algo tienen en Estados Unidos es el ser constantes y perfeccionistas; sobretodo en los deportes. Por eso, ya no es raro ver a la selección de las franjas y las estrellas compitiendo a altos niveles profesionales en el fútbol (aunque a muchos les moleste). Sin embargo, a nivel de clubes siguen un poco detrás del referente zonal como lo es México. Pero a pesar de todo, con cada año que pasa esas distancias se reducen (los equipos ‘yanquis’ cada torneo dan mas batalla que el anterior), y los estadounidenses ven como en un deporte que semi-ignoraban empiezan a cosechar frutos. No sería raro que en un futuro la MLS envié un representante al Mundialito de Clubes y que sus jugadores comiencen a aumentar en su valor y calidad (que, de hecho, ya varios están bien cotizados). Para ello seguirán evolucionando y perfeccionando su esquema futbolístico ayudados, en parte, por la mediocridad reinante y estancamiento que vive el fútbol de su competidor y rival directo: México (aunque eso es objeto de muchos otros análisis que por el momento no haremos).

Estados Unidos, aunque muchos se sorprendan, nunca ha sido tan ajeno al fútbol. Floreció a principios del siglo XX en la zona de Saint Louis, Missouri y en la Nueva Inglaterra (en Missouri por la alta concentración de alemanes que existe aun en la actualidad, y en Nueva Inglaterra por la enorme llegada de inmigrantes europeos a la zona). Para 1920, existen registros en que los deportes mas populares en el país eran los dos futboles (americano y soccer) y el béisbol. Sin embargo, por la practica que tenia en universidades como Harvard o Yale, el fútbol americano terminó por imponerse como el fútbol ‘nacional’ y como el mas practicado. Para 1930, y enfrentando un olvido a velocidades impresionantes, el fútbol soccer estadounidense logro un nada despreciable cuarto lugar en el Mundial uruguayo. Si. Un cuarto lugar. Y además se logró la posición mas alta alcanzada por un seleccionado fuera de la UEFA o CONMEBOL (junto con Corea del Sur en 2002) en una Copa del Mundo. Estados Unidos, aunque no se crea, era de los mejores combinados nacionales en esa época. La Segunda Guerra Mundial vendría y con ella, el ascenso del fútbol americano como el deporte insignia del país. El fútbol americano era un fiel reflejo del país: con fortaleza, que ensalza la victoria, de estrategia y de poder. Justo lo que Estados Unidos era para 1946. A nadie le importaba ya el ver a once hombres con pantaloncillos pateando un balón con destreza y agilidad. Esa no era la imagen que quería dar Estados Unidos. El fútbol soccer tenia contadas sus horas en territorio norteamericano; sin embargo, le faltaba un ultimo aliento antes de ser declarado muerto. Llegaría 1950 y con el, un viaje a Brasil. Se quedaron eliminados en primera fase, perdieron pavorosamente contra España y Chile. Sin embargo, lograron una de las sorpresas mas grandes en este deporte: “El Milagro de Belo Horizonte”; derrotando a Inglaterra 1-0. Inglaterra era considerada favorita para ganar el primer Mundial en el que se presentaba, al ser una potencia en el deporte y la inventora del mismo. El fútbol estadounidense saboreó su ultima gloria. Era tiempo de morir. La oscuridad llegó.

Estados Unidos no volvió a asistir a una Copa del Mundo hasta Italia 1990. Coincidentemente, cuatro décadas en las cuales prevaleció la Guerra Fría. Durante ese periodo, se veia como México clasificaba de manera quasi-continua a Copas Mundiales. Estados Unidos en, digamos, 1970, tenia un nivel similar al de Bahamas (con respeto al fútbol bahameño). Durante la década de los 70’s, sin embargo, hubo un intento de crear una liga estadounidense de ‘soccer’ que fuera competitiva y económicamente productiva; todo como forma de ofrecer a la gente una alternativa diferente de entretenimiento. La liga NASL (North American Soccer League, en inglés) tuvo a jugadores de la talla de Pelé, Cryuff, Beckenbauer o Best en sus filas. Sin embargo, nunca logró hacer conexión con la audiencia estadounidense que mas que un deporte competitivo, consideraba los partidos una especie de show. Puro entretenimiento.  Quizás la falta de competencia real y la decadencia de dichas figuras futbolísticas, era la que generaba dichas opiniones. Así, la NASL y equipos representativos como el New York Cosmos o el Los Ángeles Aztecs quedaron olvidados rápidamente. Sin embargo, esto inspiraría a crear la MLS veinte años después. Para 1990, Estados Unidos había vuelto a una Copa Mundial aunque sin mucho éxito. Sin embargo esta participación, junto con la obtención de la Copa Mundial de 1994 y la creación de una liga profesional de fútbol soccer para 1996 (la MLS) serían los cimientos del desarrollo estadounidense en este deporte. Muchos estadounidenses entendían que este deporte había sido parte de sus tradiciones varias décadas atrás, y consideraban que era necesario desempolvarlo. Además, los soviéticos estaban derrotados ya. Estados Unidos había ganado su autoproclamado derecho de ‘dominar’ el mundo. ¿Qué les faltaba? El fútbol soccer, por supuesto.

Vino Estados Unidos 1994 y lograron clasificar a octavos (un hito para una selección que no había hecho nada en cuatro décadas), solo para quedar eliminados 1-0 por la eventual campeona Brasil. Los cimientos ya estaban puestos, pero faltaba algo. Un esquema, un plan, un proyecto; un desarrollo al mero estilo estadounidense. A sabiendas de su inexperiencia, solicitaron ayuda al extranjero para crear un proyecto de desarrollo del fútbol en el país. En 1998, Carlos Queiroz acudió al llamado y a petición de la Federación Estadounidense de Fútbol (US Soccer) elaboró un reporte de 113 paginas denominado “Proyecto 2010”, “We Can Fly” (Podemos Volar) o “Proyecto Q”. Ahí, venían los pasos que los estadounidenses deberían de seguir para volverse exitosos en un deporte del que tuvieron que resurgir de sus cenizas. Este proyecto establecía que si se seguían los pasos al pie de la letra, Estados Unidos podría exitosamente conquistar la Copa Mundial para 2010; o mínimo, llegar a semifinales. El proyecto en si, sigue siendo bastante confidencial. Sin embargo, mucho de lo que contiene está a plena vista: academias de fútbol, cooperación con países potencia en el deporte, buen mercadeo, contratación de jugadores exitosos para la liga local, desarrollo integral de instalaciones y jugadores, becas, infraestructura, colocación del deporte en los medios de comunicación y colaboración con las empresas deportivas. El desarrollo debía de tardar y realizarse paso a paso y con cuidado. Queiroz advirtió en una parte publica del reporte: “No pongan los huevos en una misma canasta, como lo suelen hacer. Puede ser un proyecto grande, pero sin fogueo, ni entrenamiento, ni capacitación; no llegará a ningún lado”. Los estadounidenses pues, siguieron lo que el actual DT de Portugal estableció. Había que pensar a lo grande –think big-, pero todo a su tiempo.

De 1998 a la fecha, Estados Unidos se ha reinventado en el fútbol. A nivel de seleccionado ha llegado a cuartos de final (en 2002), ha creado y exportado jugadores de clase mundial (Tim Howard, Clint Dempsey, Jozy Altidore, Landon Donovan, por mencionar algunos), ha plantado cara en los clasificatorios a la Copa del Mundo (pasando como primero de grupo en épocas recientes), ha llegado a una final de Copa Confederaciones (eliminando a la mejor España en mucho tiempo) y son, mención honorífica, el mejor seleccionado femenil en este deporte. A nivel de clubes todavía tienen que realizar varios pasos para lograr algo relevante. Sin embargo, si uno ve la MLS, se puede dar cuenta de varias cosas. Primero: que el deporte ya se transmite a nivel nacional por las cadenas fuertes de deportes como son ESPN y FOX Sports. Segundo: la MLS empezó con diez equipos solamente, ahora ya son 16 mas dos mas a agregarse en 2011. Tercero: cada vez incrementa su ‘focus group’ y obtiene mas y mas seguidores; apoyándose en los dos puntos antes mencionados. Y si, varios son inmigrantes, pero muchos son estadounidenses nativos que se organizan en barras, hacen cánticos, se afilian al club y siguen al equipo a donde vaya; al mero estilo europeo o sudamericano. Todo esto nos hace ver que el deporte va obteniendo atención, popularidad y pasión. Aunado a ello hay que ver el constante, aunque no todavía suficiente, aumento en calidad de juego. Nutriéndose de talento local criado en academias estatales y de los clubes, de talento foráneo joven y de talento extranjero experimentado; la liga estadounidense mejora año con año, a su vez redundándole en beneficios a su combinado nacional de fútbol (solo hay que ver cuantos jugadores que están en Europa, salieron de la MLS y sus academias). Es claro que Estados Unidos ya toma a este deporte en serio; y seguramente con el pasar de lo años lo hará aun mas.

Los norteamericanos quieren tomar por sorpresa el ‘status quo’ del mundo futbolístico. Todavía no son una de las mayores potencias en este deporte. Sin embargo, ya llevan ventaja sobre muchas otras naciones que tienen al fútbol soccer como su deporte nacional o favorito.  Es digno de reconocer que este país haya tenido que resucitar en este bello deporte y llegar hasta donde está ahora. Quizás el dejar en el olvido al ‘soccer’ hizo que este proceso sea mas largo que el ruso (que ya hablé de él). Además, es de resaltar que el estadounidense, siempre tan prepotente para los deportes y otras esferas de la vida, haya aceptado humildemente el consejo y apoyo de otros países mucho mas adelantados en el deporte. Esto no solo hace que el estadounidense fanático del fútbol siga a su equipo local, séase el Houston o el Kansas City; esto provoca que también siga el fútbol de mas alto nivel de otros países y este informado (en varios casos mejor de lo que están otros aficionados de otros países típicamente ‘de fútbol’) de lo que pasa en otras latitudes futbolísticas. No es raro ver ya, ver niños norteamericanos ataviados en camisetas del Real Madrid, Barcelona o Manchester United. Esto también habla de una evolución y progreso en el aficionado promedio, además de la creciente popularidad del deporte con los mas jóvenes. Estados Unidos muy probablemente no alcance este año su objetivo de llegar a semifinales o ganar la Copa del Mundo; pero su proceso de 1998 a la fecha ha sido un éxito ya. Quizás sea tiempo de plantearse un “Proyecto 2022” para complementar el “Proyecto 2010”. Y también sería prudente que muchos nos planteáramos que ha pasado con el deporte que mas nos gusta en varios de nuestros países. Sería doloroso para nuestro orgullo deportivo y futbolístico ver, con el tiempo, una estrella arriba del escudo de Estados Unidos. “El tiempo es dinero” diría Benjamín Franklin; y eso, los estadounidenses, lo han entendido a la perfección.

Para leer el artículo sobre la evolución del fútbol Ruso, clickea en el link:

Cuando el oso deja de hibernar – Trequartistai

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Super Size Me (o el crecimiento del fútbol estadounidense)

  1. Daniel dijo:

    Muy buen artículo. Creo que en unos 2 o 3 años la MLS será un referente de los jugadores que quieran mostrarse al mundo. La capacidad de mercadeo de los estadounidenses no se pone en duda, y ese meracdo (MLS) se venderá a Europa muy bien.

  2. Pingback: Fútbol con sabor a miel de maple | Trequartistai

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s